Miley Cyrus se lleva a su cerdita Bubba Sue al balneario

La cantante Miley Cyrus ha dejado patente una vez más que, al margen de su ahora sólida relación con el actor Liam Hemsworth, el amor de su vida serán siempre sus mascotas. Esto explica que, a la hora de buscar compañía con la que disfrutar de una relajante jornada en el balneario, la intérprete se decante siempre por su cerdita Bubba Sue en lugar de invitar a sus familiares y amigos o incluso a su apuesto compañero sentimental.

"Todo el mundo se ríe de mí por pasar unos días en un spa con mi cerdita. Pero a ellos [los porcinos] les encanta ponerse una máscara de aceite de coco. La piel del cerdo es muy seca, así que necesitan hidratarse, les ayuda mucho. Además hace que su pelo parezca mucho más abundante", aseguró la joven intérprete al diario Daily Star sobre una costumbre que ha dejado anonadados a sus más allegados.

De momento, Bubba Sue es la única de sus muchas mascotas que se deja mimar así por su dueña, ya que el resto -entre ellos sus ponis y sus siete perros- se niegan por completo a pasar por las manos de un masajista o esteticién, quizá algo extrañados, como su propio prometido, de que Miley se anime a compartir con un animal unas rutinas de belleza destinadas en principio solo para los seres humanos.

"Liam cree que eso es demasiado. Voy y me hago tratamientos con Bubba porque nadie más quiere. Voy con ella para que la dejen radiante, para que le pongan una máscara de aceite de coco, y le masajeen la tripita. Los ponis no dejan que les haga tratamientos faciales y a los perros no les gustan mis cuidados", reveló en la misma conversación.

En solo unos días, la que fuera Hannah Montana abandonará temporalmente su mansión de Malibú para hospedarse de nuevo en aquellos hoteles que le servirán de hogar durante una breve gira promocional por Estados Unidos, un periplo que probablemente se convierta en tour mundial tras el lanzamiento de su sexto álbum en octubre. Al margen de la emoción que siente por volver a la carretera, la cantante es consciente de que no le resultará fácil permanecer tanto tiempo alejada de Bubba Sue y sus otros cerditos.

"Lo pasaré mal cuando esté alejada de mis cerdos cuando me vaya de gira", manifestó al mismo medio.Aunque sus perros no quieran oír hablar de la idea de acompañarla al centro de relajación, Miley no parece tenérselo demasiado en cuenta.

Como ha demostrado en más de una ocasión en sus redes sociales, el amor que la estrella del pop siente por ellos es incondicional. Asimismo, recientemente no dudó en tatuarse la cara de su can Emu en el brazo junto al dibujo de su fallecido pez globo Pablow, a quien también le dedicó el disco 'Miley Cyrus & Her Dead Petz', que se podría traducir como 'Miley Cyrus & Sus Mascotas Muertas'.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes