Miley Cyrus toca el cielo con Hannah Montana

LOS ANGELES (AFP). Miley Cyrus saborea la gloria con su doble vida de "Hannah Montana", un personaje que la subió al podio de estrella juvenil y que el próximo viernes llega al cine con la promesa de darle más fama a una joven millonaria que a sus 16 años empieza a agobiarse de los paparazzi.

"La gente siempre dice que estoy trabajando demasiado, sobreexpuesta y que lo que quiero es toda la atención, pero eso no es para nada lo que deseo", dijo Miley Cyrus en una rueda de prensa en Beverly Hills para promocionar su primera cinta sobre el personaje que la hizo popular en el mundo.

"Yo intento llevar mi vida lo más privada que puedo, pero si hay 40 fotógrafos afuera de mi casa no puedo hacer mucho", comentó esta joven de voz ronca en el típico tono de las estrellas infantiles en Hollywood: locuaz y con reflexiones de adulto consumado.

Esta actriz, compositora y cantante, nació el 23 de noviembre de 1992 como Destiny Hope Cyrus, pero de bebé su familia la apodó "Miley" -como diminutivo de "smiley", risueña-, un sobrenombre que en enero de 2008 convirtió legalmente en su nombre.

Hoy en día es junto al británico Daniel Radcliffe ("Harry Potter") la joven más valiosa de Hollywood: entre junio de 2007 y junio de 2008 ganaron un estimado de 26 millones de dólares, según la revista Forbes.

"Lo que le gusta a la gente de mí es que no trato de cambiar mi vida porque soy famosa", dijo sobre cómo intenta superar al acoso de la prensa.

"Yo voy a cometer errores y no voy a cambiar eso por nada del mundo porque siempre digo que en el momento en que deje de equivocarme será el minuto en que deje de aprender", apuntó.

Para la hija del cantante de country Billy Ray Cyrus -también su padre en la ficción "Hannah Montana"- y Leticia "Tish" Cyrus, "lo importante es la familia", dijo con palabras de afecto hacia sus otros cinco hermanos y a Tennessee, donde nació y se filmó gran parte de la película.

Miley es además ahijada de Dolly Parton, un símbolo cultural del sur estadounidense.

Con 14 años realizó una audición para un nuevo programa de Disney que salió en 2006 y con menos de tres años en pantalla la imagen de la simple colegiala Miley Cyrus que se convierte en la rubia "Hannah Montana" casi destrona el ratoncito Mickey como ícono del estudio que la produjo. "Si me miran como un modelo ejemplar estoy de acuerdo con eso, pero si me ven como una ídolo, no", dijo. "Para mí un ídolo es alguien a quien quieres parecerte, quieres ser como ellos, yo no quiero que nadie pierda su personalidad", comentó la joven que se estrenó en los tabloides con una breve relación con Nick, uno de los tres famosos Jonas Brothers.

La serie que se inspira en su propia vida se convirtió en un verdadero fenómeno de cultura popular, y ella es capaz de llenar estadios con 30.000 personas e incluso provocar reventa de entradas por cientos de dólares.

El primer intento de llevar la serie al cine se lanzó en febrero de 2008, cuando se estrenó en sólo 687 salas de Norteamérica una síntesis de sus conciertos en la vida real que recaudó sólo en Estados Unidos más de 65 millones de dólares.

Así llega "Hannah Montana: La película", coproducida por su padre y dirigida por el británico Peter Chelsom ("Shall We Dance"), quien aceptó asumir la dirección después de verla en una presentación en Miami.

"Fue como ver a Cher o Barbra Streisand. Ella tenía 15 años cuando hicimos esta película ¿Estaba Barbra haciendo esto a los 15? No lo creo", dijo Chelsom.

La cinta que se estrena el viernes podría ser la única, porque aunque Billy Ray Cyrus se mostró abierto, la protagonista no está interesada en continuar explotando en cine un personaje infantil al que da vida en su última etapa de la adolescencia.

"Estamos haciendo la tercera temporada y todos deseamos hacer la cuarta. Pero no sé si quisiera hacer otra película", dijo Cyrus, que en su vida real ya maneja por las colinas de Hollywood y la retratan cenando junto a su novio.

Cyrus ya protagonizó su primera polémica por unas supuestas fotos sugerentes en internet y otras posando muy coqueta frente al lente de Annie Leibovitz, de Vanity Fair, por las que luego protestó porque se sintió malinterpretada.

"Yo no quiero defraudar a la gente y a veces mis decisiones no sólo decepcionan a otras personas sino a mí también", dijo a la prensa en un momento que Hollywood se pregunta si seguirá los pasos de Britney Spears (27) o de Anne Hathaway (26). Ella admira a Angelina Jolie.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada