Mira Sorvino rememora la "agresión sexual" que sufrió a los 16 años

Con la perspectiva que aporta el paso del tiempo, la actriz Mira Sorvino (50) no ha dudado en calificar de 'agresión sexual' una de las experiencias más degradantes que ha tenido que sufrir en sus casi cuatro décadas de carrera interpretativa, una que se produjo cuando solo tenía 16 años y un director de casting la sometió a una serie de reprobables prácticas en medio de una audición para una película de terror.

"Al hacer un repaso a mi trayectoria, me he dado cuenta de que en una de mis primeras audiciones, cuando tenía 16 años, fui tratada de forma inapropiada por parte de un director de casting. Para asustarme de cara a una escena de terror, me ató a una silla, me hizo un hematoma en un brazo y luego me amordazó. Y yo le seguí el juego porque se suponía que debía estar genuinamente asustada para esta escena", ha revelado la artista.

Por si eso no fuera suficiente, la entonces adolescente fue obligada a meterse un preservativo en la boca para, según las indicaciones del susodicho, poder experimentar en primera persona la ansiedad, el terror y el desagrado que al parecer requería tan indignante prueba.

"Y al final me quita la venda de la boca y me dice: 'Ya lo siento por el profiláctico'. Y me metió un condón en la boca. Era demasiado joven para saber en ese momento, gracias a Dios, cómo debía saber un condón. Fue todo muy inapropiado, ¿qué narices hacía un director de casting con un condón en su bolsillo?", ha añadido en una entrevista al podcast de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, la organizadora de los Globos de Oro.

El objetivo que se desprende de su decisión de hacer pública tan escalofriante anécdota, como ha explicado la propia Sorvino en su intervención, reside en ilustrar hasta qué punto algunas mujeres -sobre todo las más jóvenes- asumían que este tipo de situaciones eran relativamente normales en una industria donde no existían los niveles de conciencia social que, afortunadamente, empiezan a dominar ya el discurso público gracias a movimientos como #MeToo.

"Claro, cuando eres jóvenes sueles decirte a ti misma: 'Venga, tienes que ser fuerte y demostrar que tu actuación es creíble, y si eso implica traspasar ciertos límites...'. Y solo hay que ver el sinfín de premios que se han dado a actores y actrices por ofrecer interpretaciones demasiado crudas en escenas brutales de sexo o de violencia", ha reflexionado en la misma conversación.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes