Modelos mucho más que un cuerpo bonito en museo de NY

NUEVA YORK (AP). Las mejores modelos no solo son admiradas por sus dones físicos, sino que también incitan a explorar el arte y la cultura, y a comprar prendas que a simple vista pueden parecer ridículas.

Estas mujeres tienen algo que el resto no posee, según los entendidos: una capacidad para transmitir personalidad y definir claramente su esencia en una época determinada.

También tienen ahora una sala dedicada a ellas en el Instituto de Vestuarios del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, donde se estrenó una muestra denominada "La modelo como musa: La personificación de la moda".

La muestra fue inaugurada el lunes 4 de abril con una función de gala que tuvo como presentadores a Anna Wintour, de la revista Vogue, el diseñador Marc Jacobs, la modelo Kate Moss y el cantante Justin Timberlake.

En las paredes de la Galería Tisch cuelgan fotos de rostros ampliamente conocidos, desde Twiggy, Jerry Hall, Beverly Johnson, Iman y Moss hasta el trío de Christy Turlington Burns, Naomi Campbell y Linda Evangelista, conocidas alguna vez como "La Trinidad".

También se exhiben algunas de las prendas que popularizaron: el vestido negro con una faja blanca (uno de los primeros diseños de Yves Saint Laurent para la colección de Christian Dior) que lució la modelo Dovima, posando entre dos elefantes, en una foto de Richard Avedon; el traje de baño topless diseñado por Rudi Gernreich en 1964, que lució Peggy Moffitt en una foto de William Claxton y que marcó una clara distinción entre los modelos de la década de 1950 y los que aparecieron en los 60, y el jean de Calvin Kline que hizo famoso Brooke Shields en 1980, posando seductivamente a los 15 años.

"Queríamos representar a las mujeres que se distinguieron del resto", expresó el organizador de la muestra, Harold Koda.

En la inauguración abundaron celebridades como Madonna, Rihanna y Victoria Beckham, pero toda la atención la acapararon las modelos. La brasileña Gisele Bundchen se presentó con su esposo, el astro del fútbol estadounidense Tom Brady, con un vestido corto de Versace, en tanto que Cindy Crawford lució un vestido azul largo de la misma casa, muy escotado y con un tajo alto.

Tyra Banks se presentó con un largo vestido negro con cola de Badgley Mischka, Lauren Hutton lució un vestido azul y rojo sin tirantes de Michael Kors y Heidi Klum un vestido de J. Mendel hecho con capas de tul y seda en distintos tonos de azul.

Camilla Morton, colaboradora de Modelinia.com y musa de John Galliano, dice que Lisa Fonssagrives fue la primera supermodelo.

Según ella, la fotografía desempeñó un papel clave. Inicialmente, las casas de modas contrataban artistas para que hiciesen dibujos con los modelos presentados en sus desfiles. Los dibujantes se tomaban ciertas libertades y presentaban los diseños de la mejor forma posible. Pero cuando se impuso la fotografía, las modelos tenían que ser perfectas: ya no había un dibujante que hacía desaparecer algún kilito de más o mejoraba las curvas... por lo menos hasta que se comenzó a retocar las fotos.

Las modelos tenían que cuidar la postura, sus movimientos y la silueta de las prendas, señala Morton.

Koda comenta que Sunny Harnett transmitió una gran sexualidad con un pequeño movimiento de hombros al lucir un vestido de Madame Gres con un hombro descubierto, que da todo un contexto a una foto de 1954 de Richard Avedon para Harper's Bazaar.

El modelaje exige un talento especial, insiste Koda. Y cuando se establece una conexión entre el diseñador y su musa, y ambos comienzan a intercambiar ideas, es que surgen las innovaciones, con la ayuda de los fotógrafos.

Las modelos delgadas de los años 60, que causaron conmoción con sus minifaldas, no encajaban en el mundo refinado y sencillo de Halston en los 70. El diseñador buscó modelos más finas, con hombros anchos, curvas en las caderas y menos pechos.

Cubierta de ropa, Lisa Taylor simbolizó la revolución sexual con su pose de piernas abiertas, hasta entonces considerada más bien masculina, en las fotos de Helmut Newton para Calvin Klein en 1975. Su foto de Cheryl Tiegs con Rene Russo para Vogue fue particularmente sugestiva.

En los 90 apareció Moss, con su delgadez, justo cuando Jacobs estrenaba su colección grunge, de estilo callejero, para Perry Ellis. Moss marcó un gran contraste con el look dominante de esa época personificado por mujeres más rellenas como Crawford y Claudia Schiffer.

Moss, quien aun hoy se mantiene en la cúspide, probablemente no habría sobresalido de haber nacido en otra época, dice Koda. Del mismo modo, acota, Shalom Harlow, una modelo del montón, seguramente hubiera sido una estrella años atrás, con su rostro de porcelana, su cabello oscuro y su pronunciado busto.

Cuando Crawford se presentó por primera vez en la oficina de Michael Kors, el diseñador la contrató en el acto. Kors dice que experimentó la misma sensación de que acababa de conocer a alguien especial cuando vio por primera vez a Bundchen y Carmen Kass una década después.

Kors sigue usando a Kass, quien hoy tiene 30 años, para sus desfiles y campañas publicitarias. "Para mí, Carmen es un camaleón increíble, un yin y yang. Es súper sexy y súper deportiva. En ella, un vestido con bordados parece una camiseta y una camiseta parece un vestido con bordados".La popular Coco Rocha dice que las modelos deben demostrar que disfrutan luciendo prendas hermosas, pero que las mejores transmiten felicidad con o sin esas prendas.

"Siempre uso ropa con la que me siento cómoda. Si a un diseñador no le gusta lo que tengo, al siguiente sí le gustará", expresó.

A Kors le interesa lo que dicen las modelos y cómo se mueven, tanto o más que su apariencia física. "La belleza es una cosa, pero las modelos son artistas. Le dan vida a las prendas. Para mí, las mejores modelos no son maniquínes. Cuando preparo un desfile, es como si estuviese dirigiendo y produciendo una película. Al decidir quién lucirá una prenda, pienso quién va a representar mejor un papel".

Koda opina que difícilmente sigan surgiendo supermodelos porque ya no se dan las condiciones que facilitaron su surgimiento. La muestra del Met, de hecho, se enfoca en el período entre 1947-1997.

La muestra abrió sus puertas al público el miércoles y durará hasta el 9 de agosto.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes