Momento clave en saga legal de Polanski

LOS ANGELES (AP). Una película ha puesto al cineasta Roman Polanski nuevamente en el candelero, aunque no es una de su propia producción.

La esperada vista judicial de hoy martes en torno al pedido de Polanski de que se desestime un proceso por violación que pende en su contra desde hace 31 años dio lugar a un documental de la cadena de cable HBO.

"Roman Polanski: Wanted and Desired" (Roman Polanski: buscado y deseado) ofreció nueva información sobre las acciones del hoy extinto juez que presidió su caso, un escenario que sus abogados dicen equivale a mala conducta profesional.

Pero el asunto central en la audiencia no serán los alegatos de mala conducta sino la interrogante de si el caso de Polanski puede proseguir sin su presencia.

El director ha dicho a través de su abogado que no planea comparecer. De hecho, dice que ni siquiera tiene planes de volver a poner un pie en Estados Unidos.

Si decidiera comparecer probablemente sería arrestado, pues es considerado un fugitivo.

La oficina del fiscal de distrito ha argumentado en documentos que, como un fugitivo de la justicia, Polanski no tiene derecho a los procesos de la corte a menos que comparezca en persona para solicitar la desestimación del caso.

Su abogado, Chad Hummel, ha presentado varios argumentos legales según los cuales debe permitirse que el caso de Polanski se discuta en su ausencia.

Desde que radicó el pedido a principios de diciembre, Hummel ha presentado varias mociones, incluida una solicitud de que se inhabilite a todo el Tribunal Superior de Los Angeles del caso por su parcialidad en contra de Polanski.

El juez del Tribunal Superior Peter Espinoza, quien escuchará el asunto, dictaminó que ni él ni ningún otro juez de su corte estaba parcializado contra Polanski, posición confirmada por un tribunal de apelaciones.

El viernes, Hummel presentó una última solicitud en la que pidió se cite a tres funcionarios de la fiscalía, dos de los cuales estuvieron involucrados en el caso original, para que declaren en la audiencia del martes.

Espinoza dijo que consideraría la solicitud y fallaría el martes, pero se mostró escéptico de llamar a dos hombres que aparecen en el documental. Dijo que su declaración sería sólo una repetición de lo que dijeron en el filme.

Sin embargo, el fiscal de distrito Pat Dixon, quien compareció en la breve audiencia del viernes, argumentó que debido a que el director se negaba a regresar al país, "Polanski no puede pedirle a esta corte que haga nada".

Polanski se declaró culpable de tener relaciones sexuales ilegales con una niña de 13 años, y escapó a Francia en 1977.

Pasó 42 días en prisión en lo que sus abogados creyeron sería la totalidad de su sentencia bajo el acuerdo según el cual se declaró culpable. Pero una decisión del ahora extinto juez de darle más tiempo en la cárcel y exigir su deportación voluntaria lo llevó a abandonar el país.

El documental sobre el caso sugiere que hubo manipulaciones.

Polanski, ahora de 75 años, vive en Francia, donde su carrera ha seguido floreciendo. Recibió un Oscar in absentia como director de la película del 2002 "The Pianist". Mientras trabajaba en Estados Unidos filmó los clásicos "Chinatown" y "Rosemary's Baby".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes