Muerte de Jackson fue homicidio por propofol más 5 drogas

LOS ÁNGELES (AFP). La muerte de Michael Jackson hace más de dos meses fue un "homicidio" causado principalmente por una "aguda intoxicación por propofol" y otras cinco drogas recetadas, anunció hoy viernes el Instituto de Medicina Forense de Los Angeles.

Después de varias semanas de especulación las autoridades forenses publicaron los resultados de la autopsia realizada al músico, que cita en total seis drogas que estaban en el cuerpo de Jackson cuando sucumbió a los 50 años de un paro cardiaco el 25 de junio en una mansión de Beverly Hills (oeste de Los Angeles).

La causa de la muerte -que fue considerada "homicidio"- fue establecida como una "aguda intoxicación por propofol", un poderoso anestésico de acción rápida utilizado para la anestesia general en hospitales, y "efectos del benzodiazepina", un psicotrópico que produce efectos sedantes e hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y relajante muscular.

"Los medicamentos propofol y lorazepam fueron encontrados como las principales drogas responsables de la muerte del señor Jackson", apuntó el comunicado del Instituto Forense.

"Otras detectadas fueron: midazolam, diazepam, lidocaina, efedrina".

El informe final de los forenses incluye el reporte toxicológico completo que será mantenido como un documento confidencial a pedido del Departamento de la Policía de Los Angeles (LAPD) y la Fiscalía de Los Angeles.

El lunes, documentos judiciales sobre la investigación de la muerte de Jackson revelaron que el cantante tenía "niveles letales" del poderoso anestésico propofol e indicaron que su médico personal, Conrad Murray, había estado suministrando al cantante medicamentos fuertes para tratar su insomnio.

Según el doctor, un insomnio severo atormentó los últimos días de vida de Jackson, que ante la imposibilidad de conciliar el sueño suplicaba a su médico por "su leche": un cóctel de Valium, Lorazepam y Midazolam combinado con propofol para poder apagar sus demonios.

El cardiólogo Murray habría admitido que inyectó las primeras veces 50 miligramos de Propofol y luego fue bajando la dosis.

Cuando redujo la dosis a la mitad, 25 miligramos, el médico decidió mezclar el tratamiento con Lorazepam y Midazolam, otros sedantes fuertes, según documentos judiciales publicados por varios medios locales el lunes.

Según los documentos, Murray decidió discontinuar el suministro de Propofol mezclado con otros sedantes dos días antes de que Jackson colapsara, el 25 de junio.

Pero el día que Jackson murió, las quejas del cantante por la falta de sueño le habrían hecho cambiar de parecer, según la declaración jurada.

Murray dijo a la policía que el 25 de junio a la 01H30 de la madrugada en Los Angeles (08H30 GMT) le dio Valium al cantante y, como no le hizo efecto, media hora después decidió inyectarle Lorazepam.

A las 03H00 de la madrugada (10H00 GMT) Jackson seguía sin poder dormir y entonces Murray le facilitó Midazolam, pero estos sedantes no surtieron efecto en el músico.

Fue entonces cuando, atendiendo un pedido del propio Jackson, el cardiólogo le inyectó 25 miligramos de Propofol a las 10H30 de la mañana (18H30 GMT), unas dos horas antes de que colapsara.

Tras la inyección de Propofol, Jackson logró dormir y el medico se ausentó un momento para hacer unas llamadas telefónicas. Cuando regresó a la habitación el cantante no estaba respirando, intentó reanimarlo, llamó a los paramédicos, fue trasladado al hospital de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y allí fue declarado muerto cerca de las 14H00 locales (21H00 GMT).

El funeral de Jackson, quien en vida marcó el récord de vender 750 millones de discos, será el jueves 3 de septiembre en una ceremonia privada en el cementerio Forest Lawn de Glendale, suburbio de Los Angeles.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes