Múltiples interrogantes rodean fin del show de Oprah Winfrey

CHICAGO (AP). Oprah Winfrey le ha dado a su teleaudiencia 25 años de poetas y políticos, estrellas de cine y músicos, y temas que definieron y reflejaron la cultura estadounidense.

Cuando "The Oprah Winfrey Show" se acerca a su fin, con 16 episodios por transmitirse, sus millones de fanáticos en todo el mundo están esperando a ver cómo cerrará un programa que fue la semilla de un imperio de medios.

Los productores de Winfrey planean grabar un episodio doble lleno de estrellas el 17 de mayo en el United Center de Chicago. El programa será transmitido el 23 y 24 de mayo, antepenúltimo y penúltimo episodios.

Lleva como nombre "Surprise Oprah! A Farewell Spectacular" (¡Sorpresa, Oprah! Una despedida espectacular"). Winfrey odia las sorpresas, dicen los productores, pero ha aceptado el plan.

Pero, para los fanáticos, persisten las interrogantes.

¿Quién va a estar en el United Center ese martes por la noche? ¿Quién va a aparecer vía satélite o en un video grabado?

Winfrey tiene una serie de amigos célebres que han aparecido en el programa reiteradamente: John Travolta, Tom Cruise y Katie Holmes, Jennifer Aniston, Chris Rock.

¿Actuarán los Black Eyed Peas, como lo hicieron cuando Winfrey grabó el programa en la Avenida Michigan, en el centro de Chicago, en el 2009?

Están también los presidentes y líderes mundiales que han pasado por su show: Bill Clinton, George W. Bush, Nelson Mandela. Barack Obama y la primera dama Michelle Obama ya acudieron a un programa especial que fue transmitido el lunes.

Winfrey tiene otros amigos bien conocidos y respetados que pudieran comparecer: Maya Angelou, Sidney Poitier y Barbara Walters, por ejemplo. Y, por supuesto, están personas cuya celebridad televisiva fue impulsada por Winfrey, como Mehmet Oz, Phil McGraw y Nate Berkus.

Tiene los ingredientes de un importante evento cultural, dijo Bill Carroll, experto en el mercado de la televisión diurna para Katz Television en Nueva York.

"Va a ser lo mejor de quienes estén disponibles ese día para ir a Chicago", dijo Carroll. "Va a ser visto y comentado por mucho tiempo".

Harpo Productions recibió más de 154.000 pedidos de boletos para asientos en el evento _ la capacidad del United Center es de unos 20.000. Hubo una rifa de asientos.

"Para una audiencia nacional, internacional, es una cifra pequeña", dijo Marianne Jennings, profesora de la Universidad Estatal de Arizona que ha estudiado la industria durante décadas.

Los boletos para el programa en Chicago pudieran ser más codiciados que asientos para el Súper Bowl o la Serie Mundial de béisbol, dijo.

"Es algo que ocurre una vez en la vida", señaló Jennings. "Hay algo que nos atrae en ello. El poder estar allí con la muchedumbre, para la historia".

Y la historia del programa de Winfrey no es poca cosa: 30.000 invitados y 4.500 episodios.

Pero existe una interrogante mayor. ¿Qué va a hacer Winfrey para la final del 25 de mayo? Harpo no dice nada ni tampoco la reina de los programas de tertulias.

Expertos piensan que los episodios en el United Center significan que la final será grabada en el estudio, que será más tranquila e íntima, quizás incluso sin público.

"Si yo fuese un viejo televidente del programa, me gustaría que acabase en un lugar en el que me siento más cómodo con ella y más familiar", dijo Janice Peck, autora de "The Age of Oprah: Cultural Icon for the Neoliberal Era".

Los televidentes están buscando una conexión sentimental luego de tener interacciones diarias con Winfrey durante 25 años, dijo Peck.

"Los fanáticos fieles van a sentirse decepcionados si ella no honra esa historia de alguna forma", acotó. "Ellos quieren llorar. Quieren sentir algo, una despedida poderosa".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada