Mundo de la moda retiene aliento, esperando estreno de estilista

PARÍS (AFP). El mundo de la moda retiene el aliento, esperando el estreno del nuevo director artístico de la casa Dior, el belga Raf Simons, quien será la estrella de los desfiles de alta costura que debutan el lunes en París.

Tras cinco días de presentaciones de moda masculina, que cerraron el domingo con el desfile de Lanvin -caracerizado por un estilo descontraído y lujoso al mismo tiempo-, la alta costura, que en Francia es una denominación jurídicamente protegida, se tomará durante tres días la capital francesa.

Simons -uno de los más brillantes estilistas belgas, al lado de Martin Margiela y Dries Van Noten, que fue nombrado en abril como responsable de las colecciones de alta costura, de prêt-à-porter y de accesorios femeninos de Dior- protagonizará el lunes la pasarela más esperada de esta temporada, y quizá de todo el 2012.

A Dior le tomó más de un año hallar un remplazo para el británico John Galliano, despedido en marzo del 2011 después de que el talentoso modista británico profiriese injurias racistas contra clientes de un bar parisino.

Simons (Neerpelt, 19698) era hasta ahora conocido en París por la moda masculina vanguardista que realiza bajo su propio nombre, y que continuará desarrollando en paralelo de sus responsabilidades como director artístico de Christian Dior, la joya del grupo de lujo LVMH, de Bernard Arnault.

Graduado en diseño industrial, el estilista -de aspecto estricto, silueta atlética, ojos azules y cabello cortado al rape- era hasta entonces el diseñador de la casa Jil Sander, de quien se despidió con un deslumbrante desfile en la pasada semana de la moda de Milán.

"Raf", como se le conoce en el mundo de la moda, aún no ha tenido, a lo largo de una carrera ya bastante rica, la oportunidad de incursionar en la creación de alta costura, esa manera de trabajar parisiense que supone un gran trabajo artesanal para crear vestidos sobre medidas.

Y el lunes le llegará su hora con esta su primera colección para Dior, de la que nada se ha filtrado a la prensa.

Las expecativas son grandes, y el reto que deberá enfrentar el belga es inmenso: no sólo remplazar a Galliano, que marcó el mundo de la moda con un estilo espectacular, perfecto, sino asumir la elegancia histórica de la marca francesa más célebre del mundo, que contribuye a la reputación del imperio de lujo de Bernard Arnault.

Raf Simons "va a inspirar y propulsar al siglo 21 el estilo que monsieur Dior lanzó desde la inauguración de su casa, la cual ha innovado, desde su primera colección, los códigos de la elegancia mundial", aseguró Dior cuando lo nombró.

Entre las grandes casas que desfilan también durante estos tres días figuran también el brasileño Gustavo Lins, los franceses Chanel, Jean Paul Gaultier y Givenchy, los italianos Valentino y Giorgio Armani y el libanés Elie Saab.

Después del estreno de Simons, el mundo de la moda estará en vilo esperando el de Hedi Slimane (París, 1968), designado como el estilista de la también célebre casa de moda francesa Yves Saint Laurent, que forma parte del otro gran grupo de lujo, PPR, de la familia Pinault.

Slimane, que fue nombrado en remplazo del italiano Stefano Pilati, desfilará en setiembre, en la semana de la moda de París, consagrada al prêt-à-porter.

Diseñador reputado, Slimane era el antiguo director artístico de las colecciones Dior Hombre, del 2000 al 2007, pero jamás ha diseñado colecciones femeninas.

El "duelo" entre Simons y Slimane será por eso uno de los grandes momentos del mundo de la moda en el 2012.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes