Museo celebra el arte del tatuaje

ETIQUETAS

BALTIMORE (AP). Por una noche, por lo menos, los tatuajes y sus lienzos vivientes se exhibieron cerca de obras de Rembrandt, Matisse y Picasso.

El Museo de Arte de Baltimore celebró el arte del tatuaje la noche del sábado con un panel de discusión entre prominentes exponentes del arte corporal, un desfile en el que exhibió lo más destacado de las tiendas de la ciudad y discusiones sobre la importancia del tatuaje entre las tribus africanas y los obreros japoneses.

"Nunca ha habido tanta gente tatuada en una sala de un museo a la que no se le haya pedido que se vaya", dijo Bob Baxter, editor de la revista especializada Skin & Ink.

Jóvenes mujeres recorrieron la pasarela en bikinis; hombres de grandes barrigas caminaron con pantalones cortos o en ropa interior para hacer alarde de sus elaborados dibujos en brazos, piernas y espaldas.

Los visitantes se maravillaron ante las imágenes de José, María y el niño Jesús, adaptadas de vitrales, en las pantorrillas de Lucas Walther; o ante las 31 especies de felinos asomados entre una jungla en los brazos de Jan Bishop.

La meta de la velada, según Karen Milbourne, ex curador de arte africano del museo quien ahora trabaja en el Museo Nacional de Arte Africano en Washington, fue explorar "el más íntimo de los lienzos, la piel misma, la membrana que separa nuestra esencia interna del mundo que nos rodea y nos permite proyectar ante los demás nuestro sentido del ser".

Durante el panel de discusión, hasta los más renombrados artistas del tatuaje no lograron ponerse de acuerdo en cuanto a la medida que sus obras constituyen un arte.

"El tatuaje no es una forma de arte. Es una práctica", dijo Lyle Tuttle, una artista (o practicante) de San Francisco que comenzó a tatuar profesionalmente en 1949 y cuyos clientes incluyen a Janis Joplin y Cher. "Puede hacerse en un sentido artístico, pero es una práctica".

"Yo creo que el tatuaje es una forma de arte muy permanente", respondió Jacci Gresham de Nueva Orleáns, la primera mujer negra ampliamente conocida como artista del género.

Todos estuvieron de acuerdo, empero, en que los tatuajes nunca habían sido tan populares y en que los egresados de las escuelas de arte están elevando el listón al introducir formas y técnicas innovadoras para tatuar.

Baxter dijo que en los últimos cinco años se ha visto un aumento exponencial en el número de artistas talentosos.

"Es el movimiento artístico más grande desde el Renacimiento", afirmó. "No ha habido nada semejante: un movimiento de arte en el que uno puede ir a un pueblo y encontrar 30 ó 40 establecimientos para tatuarse, todos llenos, todos ocupados".

Tuttle dijo que mucho ha cambiado desde que se hizo su primer tatuaje a los 14 años.

"Me retiré hace unos 15 años porque al popularizarse más el tatuaje llegaron mejores artistas al campo. Así que me retiré para salvar la pequeña reputación que tenía", confesó.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada