Natalie Dormer, avergonzada por el comportamiento de su perrita

Puede que la actriz de 'Juego de tronos' Natalie Dormer esté encandilada con su perrita Indiana, pero eso no impide que en ocasiones se muera de vergüenza cuando su efusiva mascota se lanza encima de desconocidos para lamerles o demandar caricias. "Lo paso fatal en cualquier momento en el que Indy no se esté comportando como debe. Puede ser extremadamente cariñosa con la gente, así que acabo teniendo que pedir perdón constantemente, si chupa a alguien o le salta encima", confesó Natalie a la revista Grazia cuando le preguntaron por el último momento embarazoso que había vivido.

La intérprete no ignora que el simpático carácter de Indy puede convertirse en un verdadero problema, por lo que ha intentado poner remedio al asunto invirtiendo grandes cantidades de dinero en un entrenador, con la esperanza de que la perrita aprenda a comportarse para poder llevarla a los sets de rodaje. "Mi mayor extravagancia es mi cachorrita, la he llamado Indiana Jones. Es una Rhodesian Ridgeback. Voy entrenándola poco a poco para poder llevarla conmigo al trabajo en el futuro, así que me estoy gastando mucho dinero en entrenarla", comentó la actriz.

A pesar de que en la ficción ha interpretado a mujeres fuertes, como Ana Bolena en la serie 'Los Tudor' o la princesa Margaery Tyrell en 'Juego de tronos', en la vida real Natalie no termina de identificarse con sus personajes.

"El mayor error es pensar que yo no tengo momentos de vulnerabilidad y debilidad solo porque tiendo a interpretar a mujeres fuertes. Yo puedo llorar y sentirme patética, o pueden darme ganas de rendirme como a cualquier otra persona. La mejor lección de vida que he aprendido es que hay que ser perseverante. Si te caes ocho veces, levántate nueve. Me ha costado doce años llegar hasta aquí, pero todo aquello por lo que merece la pena luchar toma su tiempo. Es una carrera de fondo, no un sprint", reflexionó la actriz.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes