Ne-Yo se desprende de su icónico sombrero para "predicar" el amor propio

Además de por sus pegadizos temas y por su dominio de la técnica vocal del falsete, el cantante Ne-Yo se ha venido destacando a lo largo de los últimos años por hacer de sus llamativos sombreros su principal seña de identidad visual, hasta el punto de que raras son las ocasiones en las que ha aparecido en público sin este accesorio que tanto le define en el plano estilístico.Sin embargo, y como reveló el propio artista ayer miércoles durante su multitudinario concierto en la O2 Brixton Academy de Londres, los citados sombreros desaparecerán por completo de su vida al menos durante los meses que restan para el final de 2017, una decisión que el estadounidense justifica con su deseo de ser coherente con la filosofía que "predica" con su música.

"No puedo predicar valores como el amor propio y la aceptación de uno mismo con este sombrero puesto todo el día, así que a partir de ahora saldré a la calle sin él y dispuesto a asumir las consecuencias. Así que preparaos para ver mi gran cabezota aquí mismo, ahora mismo. Si os gusta quedaros y si no podéis iros. Me quiero tal como soy", les dirigió a sus fans durante un momento del recital.

La relación entre el astro del R&B -cuyo nombre real es Shaffer Smith- y los sombreros de ala estrecha se remonta a su preadolescencia y, como dejó patente en su espectáculo de ayer, su uso nada tiene que ver con una supuesta fascinación por este tipo de accesorios. Y es que siendo solo un niño, al artista se le empezó a debilitar el pelo y su posterior caída le convirtió en objeto de crueles burlas por parte de sus compañeros del instituto, que solo cesaron cuando Ne-Yo optó por ocultar su cuero cabelludo de los demás.

"Solía meterme en muchas peleas cuando era joven, porque los demás chicos no dejaban de meterse conmigo y de reírse del hecho de que mi pelo era cada vez más débil. A partir de ahí, empecé a ponerme sombreros y estos terminaron siendo otra parte de mí", explicaba hace unos años sobre tan curiosa costumbre.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes