Nick Carter pagará una elevada suma por agresión

El componente de los Backstreet Boys Nick Carter fue detenido por la policía de Florida el pasado enero tras protagonizar un altercado en el bar Hog's Breath Saloon de Key West con el portero del local, Skylar Carden. Ahora, seis meses después del incidente, el cantante ha llegado a un acuerdo con Skylar para cerrar este desagradable episodio.

Según los documentos obtenidos por el portal TMZ, el artista ha acordado pagar una elevada cifra de seis dígitos al guardia de seguridad, que asegura que Nick le atacó e intentó asfixiarle. El cargo por un delito de agresión menor presentado contra el intérprete será retirado siempre y cuando este consiga completar 25 horas de servicio comunitario.En su momento, el abogado de Skylar calificó al artista de "matón" que debía aprender a respetar a los demás.

"Nick Carter le ha demostrado al mundo que no es más que un matón. Aunque Nick Carter sea famoso, no es diferente al resto del mundo en lo que se refiere a respetar los derechos de los demás", aseguraba el representante legal en un comunicado público.

Tras el revuelo causado por su arresto, el cantante quiso mostrar su arrepentimiento a través de su cuenta de Twitter, en la que pidió perdón por no ser "perfecto"."Soy un ser humano y a veces me cuesta encontrar el equilibrio para llevar un estilo de vida saludable. No soy perfecto, lo siento. Cuando caemos tenemos que levantarnos para seguir adelante. Espero que sigan estando a mi lado para poder continuar caminando juntos", se disculpaba el artista.

Los rumores de que el cantante había estado bebiendo antes de enzarzarse en la pelea con el portero despertaron la preocupación de sus fans debido a los antiguos problemas de adicción al alcohol y a las drogas de Nick, que él nunca ha intentado ocultar. Sin ir más lejos, en 2002 ya fue arrestado tras una pelea en un bar de Tampa, su ciudad natal, aunque parecía que esa etapa de su vida marcada por los excesos había quedado atrás gracias en parte a la estabilidad que ha encontrado junto a su mujer Lauren Kitt y su hijo Odin, nacido en abril de este año.

"Por aquella época [en la que era adicto al alcohol y las drogas] estaba ganando peso y el color de mi cara se había ido. Pero fui capaz de mirarme al espejo y decirme a mí mismo: 'No quiero ser esa persona de la que hablan un día en televisión diciendo: 'Nos sentimos muy mal tras enterarnos de la noticia de que ha muerto'", confesaba el cantante a Entertainment Tonight.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes