Nicole Kidman se llevará a sus hijas al desierto

Tras disfrutar de unas íntimas vacaciones navideñas junto a su marido Keith Urban y sus hijas Sunday (5 años) y Faith (3), la estrella australiana se dispone a emprender una nueva aventura cinematográfica en el desierto de Arabia que, además de llevarle a rodar durante dos meses la película 'Queen of the Desert', le servirá para enseñar a sus pequeñas la importancia de conocer nuevas culturas y multitud de exóticos paisajes.

"Voy a estar trabajando en pleno desierto durante dos meses, así que me iré para allá con mis hijas para que la experiencia también les ayude en su educación. Me voy a llevar muchos botes de protección solar para no quemarnos y, además, vamos a visitar todos los lugares que podamos para enriquecer nuestra visión del mundo. Es genial tener la oportunidad de mostrar a tus hijos nuevos lugares que les marquen de por vida. Algún día recordarán con emoción cómo montaron en camello y vivieron en tiendas de campaña", confesó Nicole Kidman en una entrevista al diario The Guardian.

Además de aceptar semejante reto por el positivo efecto que tendrá en sus hijas, la popular intérprete espera que su nueva cinta contribuya a promocionar el legado de su personaje, la histórica Gertrude Bell, quien se erigió en vida como una de las principales mujeres exploradoras del Imperio Británico y, como cuenta la propia Nicole, en una hábil negociadora política que se codeó personalmente con dirigentes de la talla de Winston Churchill.

"A medida que iba estudiando la trayectoria de Gertrude Bell, empecé a darme cuenta de que era como la versión femenina de Lawrence de Arabia, una mujer con coraje que ayudó a definir las fronteras entre Irak y Jordania, y que supo intervenir con maestría en las negociaciones de paz entre Winston Churchill y varios de los líderes árabes de la época", reveló con evidente entusiasmo.Aunque es consciente de que su exitosa carrera en el mundo del cine le permitiría jubilarse de forma anticipada, Nicole Kidman sigue esforzándose al máximo por consolidar su gran reputación profesional a través de proyectos que, en vez de reportarle jugosos cheques, le hagan sentir "realizada".

"Tengo suerte de poder decir que no necesito trabajar para vivir, por lo que me concentro en aquellos trabajos que de verdad me hagan sentir realizada. Todo lo que hago a estas alturas depende únicamente de mi propia motivación y de mis ganas de seguir aprendiendo", concluyó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes