Nicole Richie celebra 36 cumpleaños enamorada de la vida

Hace mucho tiempo que quedó atrás la etapa más salvaje y problemática de Nicole Richie, marcada por sus problemas con el alcohol y otras sustancias y los trastornos alimenticios, parte de los cuales fueron documentados en el ya legendario reality 'The Simple Life' que protagonizó junto a su entonces amiga del alma Paris Hilton.

Ahora la hija de Lionel Richie se ha convertido en una respetada diseñadora y, sobre todo, en una devota esposa y madre de familia que, por otra parte, sigue siendo capaz de soltarse la melena cuando la ocasión lo merece. Así lo ha demostrado en la celebración de su 36 cumpleaños, publicando en su cuenta de Instagram un vídeo en el que aparece bailando sobre los hombres de su pareja Joel Madden. Además, Nicole también ha querido compartir con todos sus seguidores parte de la sabiduría que ha adquirido a lo largo de su no demasiado larga pero sí intensa vida, para recordarles que no hay nada mejor que envejecer cuando uno está a gusto en su propia piel. "Señoras, dejadme que os diga una cosa.

Los 35 han sido maravillosos. Aprendí a decir que no con más facilidad a todo aquello que no era lo suficientemente bueno para mí, y a decir jo*er sí a todo lo que sí lo era. Me enamoré del universo, de los libros y de nuevo del rap de los 90, pero pude apreciarlo todo de una forma diferente. He descuidado un poco mi pasión por la jardinería, así que en los 36 quiero volver a ponerme en contacto con la naturaleza y seguir creciendo. Por seguir haciéndome mayor y que me encante", reza el mensaje que publicó la celebridad. Los intereses actuales de Nicole se caracterizan por ser más tranquilos y desarrollarse en la intimidad de su mansión de Los Ángeles -que comparte con su marido y sus dos retoños- en lugar de en los club de moda.

Al margen de la jardinería, sorprende que Nicole también se haya convertido en una experta en la cría de pollos tras construir un gallinero en el patio trasero de su impresionante casa. "Hace unos tres años decidimos que era hora de ampliar la familia y compramos cinco pollos. Yo estaba en Nueva York para asistir a la gala de Met y cuando regresé a casa me los entregaron ese mismo día. Durante seis semanas les criamos en el interior de casa, y después llegó el momento de construirles la suya propia", explicaba en una entrevista a Architectural Digest.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes