Oprah Winfrey "molesta" por haber subido de peso

CHICAGO (AP). Oprah Winfrey siempre ha sido directa en lo que a su peso se refiere.

Y en la edición de enero de la revista "O", a la venta hoy martes, la reina de los programas de tertulia mantiene su honestidad al decir que actualmente pesa 90 kilos (200 libras) y que se ha "descarrilado" de su estilo de vida saludable.

"Estoy molesta conmigo misma", escribe Winfrey en un artículo que Harpo Productions proporcionó a la AP con anticipación. "Estoy avergonzada. No puedo creer que después de todos estos años, de todo lo que sé, todavía estoy hablando de mi peso... ¿Cómo dejé que esto volviera a suceder?"

En el artículo Winfrey, de 54 años, detalla cómo un reciente problema con la tiroides la llevó a sufrir "miedo a hacer ejercicios". Dice que ha subido 18 kilos (40 libras) desde el 2006, cuando pesaba 72,5 (160 libras).

"Sí, están sumando correctamente; eso quiere decir (que he llegado a) las temidas 2-0-0 (libras)", expresa Winfrey. "Estaba tan frustrada que comencé a comer cualquier cosa que se me antojaba. Y eso nunca es bueno".

Winfrey, quien también escribe que su meta ya no es ser delgada sino estar fuerte, saludable y en forma, dijo que abordaría su problema con franqueza en un episodio de su programa "The Oprah Winfrey Show" titulado "Best Life Week" (Semana de la Mejor Vida), el 5 de enero.

En 1988 la también presidenta de Harpo Inc. hizo llevar un camión lleno de grasa a su estudio de televisión para representar los 30 kilos (67 libras) que había bajado con una dieta líquida alta en proteínas mientras lucía un par de jeans Calvin Klein talla 10.

"Literalmente me maté de hambre cuatro meses. Ni un bocado de comida", recordó Winfrey en el 2005. "Dos horas después de ese programa comencé a comer para celebrar. Por supuesto, ¡en dos días ya esos jeans no me quedaban!"

Desde entonces Winfrey ha subido y bajado de peso como un yoyo para deleite de la prensa sensacionalista. A finales de los años 90 llegó a 107,5 kilos (237 libras) y prometió "no volver a hacer dieta nunca más".

En 1994 terminó el Maratón de los Cuerpos de Marina y dos años después contrató al entrenador personal Bob Greene al tiempo que proclamó que su saga de sobrepeso había terminado.

Pero ahora, 20 años después del episodio de los jeans, Winfrey se sube a la pesa otra vez y le dice a AP Televisión que tiene que escoger un vestido adecuado para la toma de poder del presidente electo Barack Obama el mes próximo.

"Tenía un vestido en mente, pero no estoy segura que me quede", confesó Winfrey. "Así que tengo que buscarme otra cosa".

En el reciente artículo de la revista "O", Winfrey escribe que tocó fondo durante una grabación de su programa con Cher y Tina Turner en Las Vegas el 26 de abril, de la que quiso salir corriendo.

"Me sentí como una vaca", admite Winfrey. "Quería desaparecer".

El peso y la estatura de Winfrey le dan un índice de masa corporal de 31,8, que indica obesidad, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, según sus siglas en inglés). El CDC dice que las personas obesas tienen un "mayor riesgo de sufrir condiciones crónicas como alta presión arterial, diabetes y colesterol alto".

Al parecer consciente de los riesgos, Winfrey invitó tanto a Greene como al doctor Mehmet Oz a su programa de la primera semana de enero, además de expertos en espiritualidad, terapeutas sexuales y la experta financiera Suze Orman.

También tiene previsto hablar del tema en el programa de la estación de radio por satélite "The Gayle King Show" el 5 de enero y presentar en vivo segmentos interactivos en Internet a través de su sitio Oprah.com, todas las noches a las 9 pm (hora del este) entre el 12 y el 16 de enero.

La adicta confesa a la comida casi se deshace en disculpas en su artículo.

"Definitivamente no estaba dando el ejemplo", escribe Winfrey. "Hablaba pero no hacía. Y eso es muy decepcionante para mí".

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada