Oscar Pistorius pagará una pena de 15 años de cárcel por el asesinato de su novia

Un año y medio después de que la justicia sudafricana emitiera la sentencia que condenaba a seis años de prisión al atleta paralímpico Oscar Pistorius por el asesinato, en 2013, de su entonces compañera sentimental, la modelo Reeva Steenkamp, a quien disparó en varias ocasiones con una escopeta en el domicilio que compartía la pareja, la llamada Corte Suprema de Apelación del país ha decidido incrementar la pena hasta los 15 años de cárcel.

Tras hacerse público el veredicto que determina finalmente la privación de libertad del que fuera héroe nacional de Sudáfrica antes de su caída en desgracia, la familia de la fallecida no ha tardado en expresar su satisfacción ante el desenlace de este último capítulo del proceso judicial, apuntando además que el fallo les ha llevado a todos a afianzar su "confianza" en la justicia.

"Ha sido un momento muy emotivo para ellos y sienten que su confianza en el sistema legal de Sudáfrica se ha visto confirmada esta mañana", ha declarado un portavoz de los Steenkamp tras conocerse la resolución judicial.

A diferencia de en sesiones anteriores, Oscar Pistorius no se encontraba presente en la sala cuando le fue comunicada la sentencia, que le llevará a pasar otros trece años y medio entre rejas tras haber cumplido ya un año y seis meses de la pena finalmente establecida.

En un principio, y casi un año después de que el mundo asistiera conmocionado a tan impactante incidente, Pistorius fue declarado culpable de un delito de homicidio por conducta temeraria y condenado a cinco años de cárcel, aunque solo permaneció 10 meses en una penitenciaría del país antes de ser puesto bajo arresto domiciliario.

Un año más tarde, ya en 2015, el caso fue reabierto como consecuencia del recurso que interpuso la fiscalía ante un tribunal ordinario de apelación, un proceso que culminó en julio de 2016 con la imputación de un delito de asesinato, la sentencia desfavorable para el deportista y, en definitiva, la confirmación de que debía pasar algo más de un lustro encarcelado.

Teniendo en cuenta esta nueva revisión de la condena y el evidente endurecimiento de la pena, es lógico suponer que la reciente estancia de Pistorius en el hospital, adonde fue trasladado de urgencia el pasado agosto entre rumores -nunca confirmados- de que había sufrido un ataque al corazón, ni el deterioro físico que ha venido experimentando en todo este tiempo han constituido factores de relevancia en este sentido.

Cierto es también que, en este episodio del pasado verano, el sudafricano volvió a la penitenciaría solo unas horas después de someterse, sin mayores consecuencias, a un examen médico que certificó que su salud no corría peligro.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes