Papa visita Francia para conmemorar la Virgen de Lourdes

CIUDAD DEL VATICANO (AFP) - El papa Benedicto XVI cumplirá a partir del viernes su primera visita a Francia para conmemorar las apariciones hace 150 años de la Virgen en Lourdes (sur) y abordar importantes temas como la razón y la fe, que hace dos años generaron tensiones con el mundo musulmán.

Benedicto XVI, que permanecerá cuatro días, aceptó la invitación de la Iglesia francesa para presidir las ceremonias organizadas con ocasión del 150º aniversario de las apariciones de Lourdes, en los Pirineos, y por extensión, del Día mundial de los enfermos.

Se trata del décimo viaje al exterior que realiza el Papa alemán desde que fue elegido al trono de Pedro en el 2005.

Durante los cuatro días que permanecerá en Francia, el jefe de la Iglesia católica pronunciará once discursos, homilías y saludos oficiales y sobre todo intentará conquistar el corazón de los franceses, menos entusiastas de su pontificado con respecto a aquel de Juan Pablo II, quien visitó Francia en ocho ocasiones.

"Los franceses tienen una imágen casi caricaturesca de Benedicto XVI. Ahora van a tener la oportunidad de verlo y sentirlo directamente", comentó el cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París.

"Benedicto XVI quiso festejar el aniversario de las apariciones, un momento muy significativo para los católicos de todo el mundo", aseguró por su parte monseñor Pierre Perrier, obispo de Tarbes y Lourdes.

Benedicto XVI será el segundo pontífice que visita el popular santuario mariano después de Juan Pablo II, quien estuvo en 1983 y 2004.

El peregrinaje del Papa alemán será presidido por una serie de encuentros importantes en París durante la primera etapa de su gira a ese país.

El espinoso tema del laicismo será seguramente abordado el día de su llegada, el 12 de septiembre, en el palacio de El Eliseo con el presidente de la República francés Nicolas Sarkozy, quien defendió el concepto de "laicismo positivo" durante su primera visita al Papa en el Vaticano, en diciembre del 2007.

La posición de Sarkozy, que se distanciaba así de la emblemática ley promulgada en 1905 que establece la rígida separación entre la Iglesia y el Estado, generó profundo malestar entre los franceses, que han secundado tradicionalmente tal principio.

"Creo que el presidente Sarkozy va a proseguir su reflexión sobre esos temas y que el Papa le responderá", anticipó el cardenal Ving-Trois.

En la tarde, el Papa pronunciará un importante discurso ante unos 700 intelectuales y representantes del mundo de la cultura en el Collège des Bernardins de París, uno de los momentos más relevantes de su viaje.

Benedicto XVI, de 81 años, refinado teólogo y profesor universitario, admirador de la cultura francesa, encarará en París uno de los asuntos que más controversia han generado en su corto pontificado: el papel de la fe y su relación con la razón en la sociedad contemporánea.

Las inquietudes intelectuales del Papa generaron tensiones con el mundo musulmán después de la compleja conferencia que pronunció en la universdad alemana de Ratisbona en el 2006, en la que relacionaba fe, razón, Islam y violencia.

"Será sin dudas un momento grandioso", anticipó un prelado italiano.

Tras el encuentro académico, el Papa celebrará en la Catedral de Notre-Dame las "Vísperas" con sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas y diáconos.

El sábado, el Papa realizará una breve visita al Institut de France y celebrará una misa en la Explanada de los Inválidos a la que deberán asistir unas 250.000 personas.

En la tarde se trasladará en avión a Tarbes-Lourdes, donde iniciará como "simple peregrino" la segunda etapa de su viaje con la visita a la gruta en la que según la tradición religiosa se le apareció la Virgen a Bernadette Soubirous en el lejano 1858.

En la noche clausurará una procesión mariana con antorchas en la explanada del Santuario, entre los momentos más emotivos de la visita.

El domingo, Benedicto XVI celebrará la misa en la Pradera de Lourdes por el 150 aniversario de las apariciones y rezará el Angelus.

El lunes 15, última día de su gira, el Papa saludará a los enfermos en el Oratorio del Hospital de Lourdes y luego celebrará la misa por ellos en la basílica de Nuestra Señora del Rosario.

Con su peregrinaje al mayor santuario mariano de Europa, el Papa quiere "despertar espiritualmente" a los católicos franceses, sostiene el experto en asuntos del Vaticano, Andrea Tornielli.

Según medios católicos especializados, Francia dejó de ser "un país católico" durante la última década, ya que de ser el 80% de la población pasaron a ser el 51%.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes