Paris Hilton por fin ve reconocido su legado como icono de moda

En los primeros años del 2000, Paris Hilton puso de moda los pantalones de talle extra bajo, los chándales de Juicy Couture en un rabioso color rosa chicle y las gafas XXL que no se quitaba nunca en público.

Quienes aún recuerden con cierto horror cómo imitaron algunos de sus estilismos más cuestionables, probablemente se quedarían con la boca abierta al descubrir que Kendall Jenner había elegido el mismo mini-vestido plateado que lució en su momento la DJ en la fiesta que organizó por su 21 cumpleaños cuando a la modelo le llegó el turno de celebrar el suyo propio en 2016.

Ese momento marcó el regreso de la estética que había popularizado Paris, quien por fin está viendo cómo se reconoce su papel de 'influencer' en la época antes de que surgieran las redes sociales como las conocemos a día de hoy.

"Cuando era una adolescente, todo el mundo pensaba que estaba loca por vestirme como me vestía. ¡Nadie más se ponía esa ropa!", ha explicado la celebridad en declaraciones a People. "Ahora veo esas mismas tendencias que yo seguía en las pasarelas y cuando visito el taller de alguno de mis amigos diseñadores, me encuentro con que tienen fotos mías en los murales que crean para buscar inspiración. Resulta muy halagador ver cómo todo vuelve a triunfar. Me siento muy orgullosa".

A diferencia de otras celebridades, que reniegan de sus errores del pasado en materia de moda ahora que han refinado su vestuario, Paris sigue siendo una enamorada de aquellos años: "Me parece que era un estilo icónico y atemporal. Me encantaba todo, desde la ropa al maquillaje, y creo que está experimentando un renacer por todo lo alto".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes