Paul McCartney hace de celestino en pleno concierto

El veterano Paul McCartney (72) regresó por todo lo alto a los escenarios el pasado sábado con un exitoso concierto en la localidad de Albany (Nueva York), tras superar exitosamente una infección vírica que le había obligado a suspender parte de su gira 'Out There', y para celebrar su enésimo renacer artístico, el carismático intérprete permitió que uno de sus fans más acérrimos, John Dann (64), subiera a la palestra para pedir matrimonio a su novia al tiempo que entonaba los versos de 'When I'm Sixty-Four' (Cuando tenga 64 años), uno de los temas más emblemáticos de los Beatles.

Como publica el diario local The Democrat & Chronicle, el que fuera miembro del emblemático cuarteto de Liverpool no solo ayudó a su enamorado admirador a presentarse delante de un público de 13 000 personas para exhibir ante el mundo el amor que siente por la mujer de sus sueños, sino que dejó que todos sus músicos se pusieran a sus órdenes durante unos minutos para que, finalmente, una emocionada Claudia Rodgers gritara sin reparos que sí, que se casaría con el hombre que había logrado eclipsar brevemente al mismísimo Paul McCartney.

Lo cierto es que la pareja se esforzó al máximo para llamar la atención del músico durante la primera parte del espectáculo, ya que los dos sujetaban una pancarta de grandes dimensiones que explicaba de forma muy sintética los planes que se disponían a llevar a cabo: 'No se casará conmigo a menos que le dejes cantar en el escenario. Tenemos 64 años y un anillo que aprovechar'. Un guiño y una sonrisa procedente del exBeatle les hizo entender a ambos que sus deseos habían sido concedidos.

Una vez finalizado el inesperado número, Paul McCartney decidió hacer gala una vez más de su gran sentido del humor y, como él mismo anunció ante los conmovidos espectadores, dejó claro que a partir de ahora la pareja contaría con un grupo adicional de invitados en su ceremonia nupcial: los 13 000 seguidores que le vieron interpretar las canciones de su disco más reciente -además de sus grandes clásicos- y, por supuesto, él mismo en su papel de celestino de la afortunada pareja.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes