Paulina Rubio sella acuerdo con fotógrafa y evita juicio

MIAMI (AP). La cantante mexicana Paulina Rubio llegó a un acuerdo extrajudicial con una fotógrafa que la demandaba en un tribunal de Miami por una presunta agresión y evitó así enfrentar a partir de esta semana un juicio, dijeron hoy lunes fuentes judiciales.

El inicio del juicio estaba agendado para el martes en el tribunal civil del condado de Miami-Dade. Sin embargo, tanto la portavoz del tribunal, Eunice Sigler, como la secretaria del juez que lleva la causa, Susan Ruisech, confirmaron a la AP que se canceló por el acuerdo al que llegaron las partes el jueves pasado.

"Las partes llegaron a un acuerdo", manifestó Sigler en un correo electrónico. "El juicio fue cancelado".

Los detalles del acuerdo, no obstante, aún se desconocen y "podrían pasar varios meses" hasta que las partes se los envíen al juez Allen Leesfield, dijo Ruisech.

Mensajes de la AP a los abogados Mitchell Lundeen, de Rubio, y Russell Adler, de la fotógrafa Luz Amanda Orozco, no fueron respondidos de inmediato.

El proceso judicial se inició en octubre del 2006, cuando Orozco demandó a Rubio por un mínimo de 15,000 dólares en daños y perjuicios, que habría sufrido con los golpes que la cantante supuestamente le propinó cuando ella intentaba tomarle fotografías en el Aeropuerto Internacional de Miami.

El presunto altercado habría sido el 10 de septiembre del 2006 a las 11.00 de la mañana.

Como resultado del incidente, de acuerdo con el alegato de Orozco en la demanda, la fotógrafa resultó herida en la cabeza y el rostro y debió ser atendida por médicos.

Además, Orozco "sufrió de angustia mental, perdió la capacidad de disfrutar de la vida, y perdió la capacidad de percibir futuros ingresos monetarios", indica la demanda. Asegura también que el comportamiento de Rubio fue "con premeditación e intencional".

La versión que Rubio ofreció ante la justicia, sin embargo, es diferente.

En un documento que presentó en marzo del 2007 en el tribunal solicitando que en las audiencias judiciales no se permitiera el ingreso de personas ajenas al caso ni se autorizara la filmación de su testimonio, la llamada "Chica Dorada" definió a Orozco como una "paparazzi".

Dijo que acosaba a celebridades como ella para filmarlas o fotografiarlas "en situaciones incómodas, poco favorecedoras o avergonzantes".

Rubio, quien alegó que Orozco se beneficiaba económicamente con esas imágenes vendiéndoselas a la prensa, señaló que la fotógrafa la persiguió por las calles de Miami, desde su casa hasta el aeropuerto, poniendo en peligro su seguridad y la del público.

Al llegar a la aeroestación, indicó Rubio en el documento, se produjo un altercado que sirvió para que Orozco sustentara la demanda judicial. No ofreció, sin embargo, detalles sobre el incidente.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes