Paz Vega: 'Ojalá pudiera ser la madre que soñaba ser'

ETIQUETAS

La actriz Paz Vega podría presumir perfectamente de su habilidad para compaginar una agenda profesional plagada de rodajes con todas aquellas labores que se desprenden de su condición de madre de tres hijos, fruto de su sólido matrimonio con Orson Salazar. Sin embargo, y fiel a la naturalidad que tanto la caracteriza, la andaluza ha preferido ahora sincerarse sobre la inseguridad que a veces le invade cada vez que tiene que tomar decisiones de calado que afectan directamente a su vida familiar.

"Ojalá pudiera ser la madre que soñaba ser. Me encantaría poder decir: 'Hoy soy una moderna que pasa de todo; hoy una más tradicional que hace tal'. Ojalá fuera como ponerse un traje cada mañana. Pero no, no, qué va, una es la madre que le sale o puede en cada momento. Hay que ir sobre la marcha, un poco improvisando pero siempre desde el amor, pero es un aprendizaje continuo", confiesa a la revista Mujer Hoy.

Gracias a su último trabajo televisivo, la serie 'Perdóname Señor' en la que interpreta a una religiosa que se ve obligada a tomar las armas para defenderse del acoso constante del narcotráfico, la versátil intérprete ha tenido la oportunidad de reflexionar sobre el entorno laboral y social tan problemático que ha surgido como consecuencia de la crisis económica: un telón de fondo que no solo juega un papel fundamental en la trama de la producción, sino también en la preocupación que siente Paz sobre la clase de futuro que espera a Orson (10), Ava (7) y Lenon (6).

"Hay una desesperanza absoluta de la gente joven en general en el mundo entero. Es un desasosiego global que no tuvimos, por ejemplo, en mi generación. Nosotros veíamos el futuro como algo maravilloso, lleno de oportunidades. Ahora todo parece imposible. Yo soy madre de tres hijos, cómo no me va a preocupar", explica a la misma publicación.

Es precisamente su necesidad de garantizar el bienestar y la calidad de vida de su familia lo que explica que Paz y Orson optaran recientemente por establecerse de nuevo en España tras cerca de 12 años viviendo en Los Ángeles. A juicio de la famosa artista, su país natal ofrece un ambiente algo más saludable que la ciudad californiana para que sus vástagos puedan disfrutar de una adolescencia lo más apacible posible.

"Dentro de poco, mi hijo mayor tendrá su grupo de amigos y querrá empezar a hacer planes, a ir al cine, a tener un poquito de independencia... Por eso nos pareció buen momento para volver a España. Aquí hay tradiciones y costumbres como la Feria, la Semana Santa, el reunirse el domingo para ir al fútbol, que me parece que son muy sanas para tener una adolescencia normal. En Estados Unidos la falta de esa vida social puede traer muchos problemas", apunta en la entrevista.

Uno de los elementos clave de la educación que Paz imparte a sus hijos incide precisamente en el valor de la normalidad y, sobre todo, en algo tan terrenal como la convicción de que no debe existir reconocimiento sin trabajo duro, a diferencia de lo que predica esa cultura de la celebridad que tanta influencia ejerce sobre las nuevas generaciones.

"Mis hijos me solían preguntar: 'Mamá, ¿tú eres famosa?'. Y yo siempre les explicaba: 'No, yo soy actriz y por eso me conoce la gente'. Quiero que eliminen de su vocabulario la palabra 'famoso', que no me gusta nada. A veces los niños creen que es una profesión y dicen: 'Yo quiero ser famoso'. ¿Pero famoso por qué?", manifiesta.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes