Paz Vega se instalará definitivamente en España

Aunque Paz Vega y su marido, Orson Salazar, llevan más de una década residiendo en Los Ángeles y es allí donde han construido la apacible vida familiar de la que disfrutan junto a sus tres hijos, la actriz sevillana siempre ha dejado claro que no está dispuesta a pasar el resto de su existencia en Estados Unidos y que, tarde o temprano, protagonizará su regreso definitivo a España.

Parece que el momento de volver a su país natal está más cerca que nunca, ya que ahora la intérprete revela que solo está esperando al momento en que sus hijos se acerquen a la etapa de la adolescencia para abandonar América e instalarse para siempre en su país natal, que la dio a conocer ante el gran público con la serie 'Siete Vidas'.

"Los Ángeles es un lugar fantástico, hemos pasado diez años maravillosos con los niños pequeños, pero no nos parece una ciudad buena para que vivan la adolescencia. El mayor tiene nueve años y queremos venirnos a vivir a España ya", explica a la revista Mujer Hoy antes de reflexionar sobre las dificultades que tendrán los niños a la hora de dejar atrás a sus amigos del colegio.

"Allí tienen muchos amigos y eso habrá que manejarlo bien, pero cuanto más crezcan más complicado será. Además quiero empezar a levantar proyectos propios como productora y para mí, es más fácil hacerlo aquí", aseguró.

Como bien aclara la estrella de cine, sus ganas de residir en España también se explican con los compromisos profesionales que viene acumulando en Europa desde hace varios años. De hecho, tras trabajar recientemente en Francia y en Italia, Paz Vega protagonizará ahora una nueva serie para la televisión española en la que dará vida a una religiosa que se reencuentra con su amor de juventud.

Pese a que su vida se ha caracterizado en los últimos años por los constantes viajes que ha tenido que realizar alrededor del mundo para seguir ampliando su trayectoria cinematográfica, la actriz ha sabido organizar muy bien su tiempo para sacar el máximo partido a la dinámica familiar que ha creado junto a Orson, aunque también reconoce que desearía no haberse perdido algunos momentos especiales de sus hijos.

"Lo bueno de mi trabajo es que aunque pase mucho tiempo viajando, cuando estoy en casa, estoy al 100% con ellos. Cada momento lo vives intensamente, pero es cierto que te pierdes muchas cosas. El cumpleaños de mi hijo mayor me lo he perdido tres años seguidos. Es un precio alto, pero algo malo tiene que tener la profesión. Podríamos viajar con ellos, pero preferimos que tengan una vida normal, estable y con rutinas", explicó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes