Penélope, Adrian Brody y Gérard Depardeu: glamour en la F1

VALENCIA, España (AFP). Después de la Copa del América en 2007, Valencia se sumerge este fin de semana en el glamour de la Fórmula 1 al borde del mar, esperando rivalizar con Mónaco.

Penélope Cruz, Adrian Brody, Gérard Depardieu: los organizadores soltaban los nombres de las estrellas esperadas el domingo en el Gran Premio de Europa para mezclarse con los pilotos millonarios y los jefes de escudería mediáticos como Flavio Briatore (Renault).

Los yates de los multimillonarios de la Fórmula 1 estaban anclados en el 'Puerto de América' por donde serpentea el circuito, a imagen del Indian Empress, el imponente yate de 98 metros del indio Vijay Mallya, proprietario de la escudería Force India.

Pero Valencia no tiene seguro recibir el domingo al príncipe heredero Felipe y su esposa Letizia, que tenían dudas por el duelo que vive España después de la catástrofe aérea de Madrid (153 muertos) del miércoles.

Y la crisis económica parecía afectar a los especialistas de la 'reventa', obligados a bajar a mitad de precio billetes que rondaban los 500 euros para las mejores de las 26 tribunas, según los medios locales.

La empresa organizadora Valmor, que había pregonado prematuramente que las 112,000 plazas disponibles se habían agotado, tenían todavía más de 15,000 por vender el sábado, según la prensa de Valencia.

La empresa se esforzaba por calmar a cientos de espectadores descontentos, que afirmaban no ver nada desde sus caras plazas. "¡Sólo vemos los alerones!" de los monoplazas, exclamó uno de ellos.

Errores de juventud que serán corregidos, replican los responsables de Valmor y del ayuntamiento, que han apostado fuerte por esta carrera, que debería aportar 70 millones de euros.

Y el visto bueno dado por los pilotos y los capos de la Fórmula 1 al circuito instalado en apenas nueves meses ha tranquilizado a los diseñadores del proyecto.

"Es el mejor circuito urbano y uno de los mejores del mundo", afirmó incluso el patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, para gran satisfacción de Rita Barberá, la alcaldesa de Valencia.

Barberá y el presidente de la región Francisco Camps proclamaron a los cuatro vientos que el circuito de Valencia, más rápido, suplantará al de Mónaco como escenario privilegiado de la Fórmula 1 al borde del mar.

El reto queda por confirmar ante la tradición cincuentenaria de la capital monegasca, donde los famosos tienen desde hace tiempo sus apartamentos.

Paradójicamente, mientras que Valencia pudo obtener un Gran Premio en parte gracias a su rotundo éxito de la Copa del América, parece que esta última está totalmente eclipsada por el circo mediático de la Fórmula 1.

Los dos patrones multimillonarios de la 'Cup', el suizo Ernesto Bertarelli (Alinghi) y el estadounidense Larry Ellison (Oracle), brillan por su ausencia, cuando en 2007 fueron los reyes de Valencia.

Sus bases náuticas al borde del circuito estaban cerradas. "Nos pidieron que nos fuéramos", indicaron a la AFP los portavoces de Alinghi y Oracle.

Valencia, que esperaba combinar la vela y la Fórmula 1 en un prestigioso cóctel deportivo y mediático, deberá concentrar sus esfuerzos en la competición automovilística.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada