Los "nervios" de Pilar Rubio a escasos días de su boda con Sergio Ramos

Es más que probable que la presentadora Pilar Rubio afronte con una dosis de comprensible nerviosismo la cuenta atrás hacia el día de su boda con el futbolista Sergio Ramos, padre de sus tres hijos Sergio Junior, Marco y Alejandro y, a partir del próximo 15 de junio, su flamante marido tras la ceremonia religiosa que tendrá lugar nada menos que en la catedral de Sevilla.

Sin embargo, eso no ha impedido a la antaño reportera bromear con los entresijos del esperado evento y, sobre todo, con el número de invitados que acompañarán a los novios en una ocasión tan especial.

De hecho, después de que saliera a la luz que podrían verse rodeados de unas cuatrocientas personas, Pilar se ha echado a las redes sociales para revelar, en tono jocoso, que podrían ser muchas más.

"Se me ha ido la mano con los invitados", ha escrito la madrileña en su perfil de Instagram junto a varios emoticonos que ponen de manifiesto lo humorístico de la frase: todo ello para describir un selfie que la retrata con cara de ficticio asombro, subida a un escenario y con la mirada de miles de personas puesta en ella.

"No vas a dar a basto para hacerte la foto con todos", le ha respondido una seguidora para dar continuidad a la broma.

Una de las curiosidades más destacadas que han trascendido esta semana sobre la fiesta posterior al enlace, la cual se celebrará en la finca que el defensa del Real Madrid posee a las afueras de la capital andaluza, reside en el estricto código de vestimenta que el futuro matrimonio habría impuesto a los asistentes, unas normas que se unen a las ya anteriormente conocidas sobre la prohibición de teléfonos móviles y otros dispositivos de grabación.

Según "La Otra Crónica" del diario El Mundo, los varones tendrán que ir ataviados con chaqué y las mujeres no podrán vestir colores tales como el blanco, el rojo, el rosa, el verde o el naranja: una "prohibición" que sin duda irá ligada al original y alternativo vestido de novia que lucirá Pilar Rubio en una ocasión tan señalada, sobre el cual solo dejó entrever en estos últimos meses que no le convertirá en "una novia cualquiera".

"Iré vestida de novia, pero no de novia cualquiera", explicaba en una entrevista reciente a Telva para reforzar su concepción sobre el carácter tan personal que la moda tiene para ella.

"Una novia debe ir como le apetezca. No deberíamos tener demasiados cánones establecidos porque sería muy aburrido que todas las novias fueran iguales", aseguraba unos días antes en medio de un evento público.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes