Presentan cargos a esteticista de Alejandra Guzmán

MEXICO ( AP). Ya es oficial. Valentina de Albornoz, dueña de las clínicas donde le realizaron un mal procedimiento estético a la cantante Alejandra Guzmán, fue acusada por el delito de lesiones dolosas y de ser hallada culpable podría pasar entre cuatro y 13 años de prisión.

La fiscalía de la capital federal dijo que ha logrado reunir suficientes pruebas que implican a Albornoz en la práctica de procedimientos que sólo pueden realizar médicos especializados.

Los cargos se refieren a las denuncias presentadas por las primeras siete personas _ que además son " las que presentan mayores daños en su salud"_ y no incluyen todavía las declaraciones que hizo esta semana Guzmán, para lo que aún falta recopilar pruebas, dijo el fiscal Oscar Montes de Oca.

Según el Ministerio Público se le imputa a Albornoz " ofrecer, convencer y practicar a sus víctimas, mediante engaños, tratamientos reservados a la rama de la medicina" y usar productos " no registrados ni permitidos por las autoridades competentes".

Albornoz " presuntamente llevó a cabo de manera dolosa estas actividades, ya que sabía que los tratamientos que aplicaba estaban causando daño a la salud de sus víctimas", declaró el fiscal.

" Por lo anterior, se ocasionaron, a las afectadas, deformaciones internas y externas, que por sí mismas o de manera natural no se pueden corregir, y que en algunos casos se llegó a la amputación", agregó el funcionario.

No se descarta nuevas acusaciones, relacionadas con el resto de las víctimas que han presentado denuncias y que hasta el viernes sumaban 22, dos de ellos hombres que se hicieron arreglos cosméticos en la nariz.

Las autoridades también continúan investigando para presentarle cargos por fraude y asociación delictuosa.

Se descartó la posibilidad de acusarla de usurpación de funciones, ya que ella no decía que era doctora.

" Ese no era el engaño. El engaño era hacerles ver que sus tratamientos eran mejor, que sus productos eran europeos, que era lo último, que era la moda", dijo el fiscal.

Guzmán presentó como pruebas preliminares dos comprobantes para un total de 90,000 pesos (unos 6,900 dólares) que pagó por el tratamiento de inyecciones en los glúteos que le provocó una infección que casi le cuesta la vida.

Las inyecciones contenían Polimetil Metacrilato, un tipo de resina plástica que entre otras cosas se utiliza en la fabricación de prótesis óseas y dentales, y que se puede conseguir en ferreterías.

La artista aún continúa en terapias hiperbáricas para mejorar su condición, confirmó ella misma esta semana.

Pero Albornoz también cobraba hasta 50,000 pesos (poco más de 3,800 dólares) por la aplicación de botox.

La más reciente víctima dijo que en la clínica le hicieron un tratamiento de hilos brasileños que le causó daños en la cara.

Aunque la mayoría de los afectados firmaron documentos en los que aceptaban someterse a los tratamientos, eso no es suficiente para que Albornoz se libere de responsabilidad.

" Si tú autorizas que te practiquen un tratamiento médico regular, legal, completo, bien. Aquí al caso no autorizas que se te aplique una sustancia que te va a hacer daño, como ha quedado demostrado", explicó el fiscal.

El juez tiene hasta el 22 de noviembre para determinar si dicta contra Albornoz formal orden de aprehensión o no. El fiscal se mostró seguro de que así será: " Creemos que es una consignación sólida, que hay pruebas suficientes para que el juez emita la orden".

Las autoridades capitalinas también han detenido a otras ocho personas, incluyendo el médico que le inyectó la sustancia a Guzmán y que está acusado de violar a otra cliente.

El resto de los arrestados están implicados en el esquema de producción y distribución de los productos con Polimetil Metacrilato y otras sustancias dañinas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada