Presunta víctima testifica en favor de Simpson

LAS VEGAS (AP). Una de las presuntas víctimas en el caso por secuestro y robo a mano armada en contra del ex jugador de football estadounidense O.J. Simpson testificó el jueves que no quería ser llamado a testificar y ofreció pruebas claves que socavan el caso de la fiscalía.

El vendedor de artículos de recuerdo y delincuente convicto Alfred Beardsley dijo en el testimonio que él y Simpson fueron "trampeados" por Thomas Riccio, el vendedor de artículos de colección que arregló el encuentro entre ambos en un cuarto de hotel en un casino.

Beardsley afirmó que faltaban algunos "fragmentos" del diálogo grabado secretamente por Riccio durante el enfrentamiento del caso.

"No quiero estar aquí", dijo Beardsley. "Lo he dicho claramente desde el año pasado".

El fiscal de distrito en el Condado de Clark, David Roger, dijo a los periodistas más tarde que planeaba terminar la presentación de su caso el viernes tras el testimonio del testigo central Michael McClinton, quien dijo que a petición de Simpson llevó armas al encuentro y que incluso blandió una.

Los abogados de Simpson indicaron que comenzarán a presentar sus argumentos el lunes. Sin embargo, no dijeron si Simpson o el coacusado testificarían, pero las declaraciones de los testigos en favor de Simpson están por concluir pronto de modo que el caso podría ser presentado al jurado el próximo fin de semana.

En el interrogatorio del jueves que hizo el abogado de Simpson, Yale Galanter, Beardsley calificó la grabación de Riccio como una "obra de arte" e insinuó que Riccio tuvo tiempo para editarla antes de venderla a un portal de Internet de celebridades y luego entregarla a la policía.

"El hizo la grabación del denominado incidente o del delito y se la ocultó a la policía, pues se la llevó a Los Angeles durante algún tiempo", indicó Beardsley.

Después de inducir a Beardsley para que describiera el enfrentamiento, Roger hizo reproducir la grabación de una llamada al servicio de emergencias 911 en la cual Beardsley pedía que la policía llegara de inmediato al casino-hotel Palace Station para que buscaran y detuvieran a Simpson.

"¡Acabamos de ser robados a punta de pistola por O.J. Simpson y un grupo de otros hombres y quiero que los arresten!", exclama Beardsley.

Después de una objeción presentada por Roger, la juez Jackie Glass impidió que Galanter le preguntara a Beardsley si deseaba que los cargos le fueran retirados.

Asimismo, evitó que Galanter le preguntara a Beardsley si creía que se había cometido algún delito en su contra.

Beardsley, de 46 años, está encarcelado por violar su libertad bajo palabra después de que fue hallado culpable de acechar a una mujer de California. Además, está detenido desde abril bajo acusaciones de que había amenazado a Riccio.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes