Cantante de Primal Scream tacha a Madonna de "prostituta" por actuar en Israel

Después de que las dudas sobre si actuaría finalmente o no en la final de Eurovisión acabaran disipándose por completo tras la confirmación oficial de la noticia por parte de la Unión Europea de Radiodifusión (UER), el número musical que ofrecerá este sábado la cantante Madonna en el marco de uno de los eventos con mayor audiencia televisiva del mundo vuelve a verse marcado por la polémica ligada al conflicto palestino-israelí.

En este sentido, el vocalista y líder de la banda británica Primal Scream, Bobby Gillespie, se ha unido a las ya numerosas voces que, desde el mundo de la música y colectivos para la defensa de los derechos humanos, han criticado abiertamente a la reina del pop por contribuir con su presencia a "blanquear" al estado hebreo y, a su juicio, desentenderse de la crueldad y la brutalidad con la que sus autoridades han venido reprimiendo tradicionalmente al estado palestino.

Sin embargo, a diferencia de figuras como Roger Waters (Pink Floyd) y otros impulsores del llamado boicot musical contra Israel, quienes se limitaron a afear la decisión de la intérprete o a pedir directamente que cancelara su actuación -en base a argumentos estrictamente políticos y humanitarios-, Gillespie es plenamente consciente de que Madonna aparecerá esta noche en el escenario eurovisivo de Tel Aviv y, quizá por ello, ha optado por dirigir su ataque al terreno estrictamente personal.

"Bueno, Madonna haría cualquier cosa por dinero, es una prostituta total. No tengo nada en contra de las prostitutas, pero creo que todo está diseñado para normalizar al estado de Israel y su indignante trato al pueblo palestino", ha asegurado el músico a su paso por el programa de la BBC 'Newsnight', para incidir a continuación en su teoría sobre el destructivo ánimo de lucro de la ambición rubia.

"Si actúas en Israel, estás blanqueando al régimen y normalizándolo. Madonna está obsesionada con la atención y el dinero. Y le pagarán muy, muy bien", ha subrayado.Hay que recordar que antes incluso de que Eurovisión diera luz verde a su espectáculo de esta noche, Madonna ya se defendió con vehemencia de los reproches recibidos por parte de quienes asocian un concierto en Israel a un apoyo entusiasta a las acciones del gobierno en cuestión, además de volver a dejar claro que jamás se plegará a las exigencias de cualquier movimiento que pretenda imponer sus propias normas en lo que a la lucha por la justicia se refiere.

"Nunca dejaré de interpretar mi música para ajustarme a la agenda política de unos o de otros, ni tampoco dejaré de criticar las violaciones de los derechos humanos independientemente de dónde se produzcan. Mi corazón se rompe cada vez que me llegan noticias sobre la pérdida de vidas inocentes en esta región del mundo y sobre la violencia que parece haberse perpetuado para beneficio de unos pocos", explicaba en declaraciones a Reuters.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes