Puesta en escena de Chanel impresiona más que sus trajes

PARIS (AP). Chanel cuenta con los mayores recursos en la industria y sus mega producciones suelen dejar boquiabiertos a los espectadores, incluso cuando la ropa exhibida deja algo perplejos a los presentes.

Ese fue el caso el martes en la presentación en París de la colección prêt-à-porter otoño-invierno de la casa de moda, que consistió en una caravana de trajes de pantalón post-punk y chaquetas de corte amplio en paño escocés (tweed), gruesas y oscuras.

Las creaciones del diseñador Karl Lagerfeld parecían, a primera vista, más difícil de vender que las preciosas faldas pastel y chaquetas ajustadas que con frecuencia atraen a las mujeres alrededor del globo.

Pero aunque las prendas en sí mismas no lograron dejar boquiabiertos a los presentes, sí lo hizo la puesta en escena. El Grand Palais de París, un gigante de hierro y vidrio, fue transformado en una isla volcánica rocosa, con humo falso que salía por debajo de la pasarela de madera, mientras que un polvo sintético simulaba cenizas volcánicas.

El inicio del espectáculo fue semejante al de una película de ciencia ficción. Como naves espaciales llegando a la tierra, dos pantallas luminosas gigantes engalanadas con el logo de la casa de modas descendieron y revelaron las figuras a contraluz de un puñado de modelos.

Las mujeres caminaron la pasarela con trajes de pantalón con pliegues al frente y capas dramáticas, o chaquetas de corte ancho. Lucieron zapatos sin tacón puntiagudos, con medias robustas arremangadas en el tobillo. Freja Beha Erichsen, la modelo Chanel del momento, fue convertida en un bolso rodante, enfundada en un mono manga larga del mismo material, brillante y acolchado, con el que se confeccionan las carteras típicas de la marca.

El espectáculo no generó el mismo nivel de aplausos entusiastas que suelen acompañar a las presentaciones de Chanel, pero expertos coincidieron en que eso no tendrá gran impacto.

"Me recuerda a lo que Karl hizo para su propia línea en los años 80 _muy dramático, muy mod, muy alemán", dijo la crítica Dana Thomas, autora del revelador libro sobre el mundo de la moda "Deluxe: How Luxury Lost its Luster". "Cada cierto tiempo, Karl toma esa dirección, casi como si quisiera sacudirnos de nuestros sueños con tweed pastel de Chanel. Hasta esas colecciones siempre tienen su pulso en el momento cultural, aunque no sean las más hermosas de Chanel".

Pero, añadió que Lagerfeld "siempre se las arregla para incluir piezas bonitas atractivas para el cliente Chanel".

Ken Downing, vice presidente y director de moda de Neiman Marcus, coincidió.

"Los shows de Chanel generan tanto entusiasmo, tanto drama, no pueden dejar de emocionar a los clientes", dijo luego de la presentación. "Te garantizo que, apenas llegue a Nueva York, voy a a tener muchas llamadas de clientes que piden esta pieza o aquella. Están en Style.com en este momento".

Luego del desfile, la multitud se negaba a dispersarse, merodeando con la esperanza de ver a Lagerfeld, o incluso intercambiar alguna palabra con él.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada