Rebel Wilson gana juicio contra medios australianos que la difamaron en 2015


La actriz Rebel Wilson abandonó visiblemente aliviada y satisfecha el juzgado de Melbourne, en su Australia natal, al que acudió para conocer de primera mano el veredicto que pone fin al largo proceso legal que emprendió la intérprete contra el grupo de medios australiano Bauer Media que hace dos años publicó una serie de artículos injuriosos contra su persona.

Sin perder en ningún momento la sonrisa durante su encuentro con los periodistas que la esperaban fuera del tribunal, la humorista no solo reivindicó su honorabilidad ante el sinfín de acusaciones que sobre ella habían vertido algunas cabeceras del citado conglomerado, como la de que había mentido sobre su edad y su nombre para poder hacerse un hueco en la industria del cine, sino también que la sentencia impartiera justicia contra una empresa poderosa y "abusiva".

"He tenido que enfrentarme a un grupo de medios de comunicación enorme que se ha comportado como todo un abusón. Lograron derribarme en 2015 de la forma más cruel posible, a través de una serie de artículos llenos de mentiras y profundamente ofensivos", declaró orgullosa la intérprete ante los reporteros congregados para la ocasión.

Aunque Rebel prefirió tomarse las acusaciones con sentido del humor y sin darles mayor importancia en los días posteriores a la publicación de los citados artículos, cuyas supuestas revelaciones sobre los datos personales de la actriz se fundamentaban únicamente en los poco creíbles testimonios de fuentes anónimas, estas teorías conspiratorias acabaron extendiéndose con rapidez por todo el mundo y se convirtieron en todo un quebradero de cabeza para la actriz.

De hecho, la estrella de la comedia pasó de burlarse de sus nuevos enemigos con mordaces mensajes en las redes sociales, llegando a afirmar con ironía que en realidad era "una sirena de 100 años llamada Fat Patricia" -en referencia a su personaje de 'Fat Amy' en la película 'Pitch Perfect'-, a anunciar públicamente que interpondría una demanda contra la citada compañía por el devastador efecto que tales alegaciones habían tenido en su reputación personal y, sobre todo, en una carrera profesional que se había visto privada de lucrativos contratos en consecuencia.

"Si estuviera en el mejor momento de su carrera profesional ahora mismo no estaría aquí y estaría rodando películas en Hollywood con mis amigos. En cambio, estoy aquí porque no tengo trabajo", denunciaba la artista públicamente tras confirmarse que no aparecería finalmente en las películas de animación 'Trolls' y 'Kung Fu Panda 3' por culpa de apelativos tan demoledores como el que contenía uno de esos titulares: 'Rebel Wilson, mentirosa en serie'.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes