Reprenden a siete alumnas en escuela de Oprah Winfrey

NUEVA YORK (AP). Siete estudiantes fueron reprendidas por violar el código de conducta de la escuela de Oprah Winfrey para niñas sin recursos en Sudáfrica, en la segunda controversia que golpea a la institución desde su inauguración en 2007.

El representante de Winfrey Don Halcombe dijo hoy miércoles que cuatro alumnas fueron expulsadas y tres suspendidas la semana pasada de la Academia de Liderazgo para Niñas a las afueras de Johannesburgo.

Se negó a especificar por tratarse de menores. Lisa Halliday, una vocera de la fundación de la academia, dijo que el asunto escolar era confidencial y que no "confirmaría ninguna información personal o revelaría ningún detalle relacionado con estas expulsiones".

Los medios sudafricanos han reportado que las siete niñas fueron acusadas de haber intentado obligar a otras a tener relaciones sexuales.

"Estoy decepcionada de que varias de nuestras estudiantes optaron por desacatar las normas de la escuela", dijo Winfrey en un comunicado emitido por su compañía de producción, HARPO.

"Resulta desalentador que cualquier estudiante tenga que ser suspendida o expulsada y es un proceso que conlleva una seria revisión y consideración. No toleraremos la violación de las políticas de la escuela ni la deshonestidad", añadió.

Esta no es la primera vez que un acontecimiento en la escuela de niñas enfurece a Winfrey. La reina de los medios de comunicación se dijo devastada luego que una mujer que supervisaba un dormitorio de la academia fue acusada de abusar y atacar sexualmente a varias alumnas a pocos meses de la inauguración de la escuela. El juicio de la mujer aún no ha terminado.

La institución abrió en enero del 2007 con unas 150 niñas en 7o y 8o grados y se espera que crezca en un grado por año hasta alcanzar su máxima capacidad en el 2011, con unas 450 niñas entre 7o y 12o grados.

El campus cuenta con 28 edificios desplegados en casi nueve exuberantes hectáreas (22 acres). Tiene laboratorios de computación y ciencia, una biblioteca, un teatro y un centro de bienestar. Cada niña vive en una suite de dos habitaciones.

La lujosa institución, con costo de 40 millones de dólares, fue la realización de una promesa que Winfrey le hizo a Nelson Mandela años atrás y su meta es otorgarle a niñas sin recursos una educación de calidad en un país donde las escuelas luchan por superar el legado del apartheid.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes