Rita Ora sigue aterrada por el robo en su casa de Londres de hace un año

Hace ya más de año y medio que un ladrón consiguió colarse en la casa que Rita Ora posee en el norte de Londres para hacerse con un botín de dinero y objetos personales -joyas y bolsos de marca- valorado en 200 mil libras.

Sin embargo, eso no significa que la cantante haya podido superar del todo tan escabroso incidente, que se produjo cuando ella y su hermana Elena se encontraban dentro de la propiedad.

"A día de hoy todavía me sigue afectando, por ejemplo cuando voy a la cama, porque nunca es agradable saber que un extraño estuvo en tu casa. Fue más difícil para mi hermana porque fue ella quien se topó con el ladrón cara a cara, así que a ella le costó más superarlo. Fuimos a juicio y eso nos dio bastante miedo", confesó en conversación con el conductor del podcast 'Bizarre Life' del diario The Sun.

Seis meses después del robo, un hombre llamado Charaf Elmoudden fue condenado a una pena de cinco años de prisión por ese delito, uno más entre la larga lista de saqueos a diferentes viviendas de celebridades británicas de los que había sido acusado. La intérprete, que se encerró con su hermana en el baño de su casa tras percatarse de la presencia del intruso, tuvo que acudir a terapia antes de volver a retomar su vida con relativa normalidad, así como aumentar la seguridad en su residencia para poder descansar tranquila.

"Es horroroso: vives en una casa que te has construido tú misma pero sabes que no estás a salvo, así que he tenido que incrementar mi sistema de seguridad en un 200 por cien. Hablar sobre lo ocurrido me ha ayudado mucho, la verdad, para librarme de todo aquello que me asusta", reconoció en la misma entrevista.

Para Rita, que saltó a la fama con 21 años, tampoco ha sido fácil aprender a lidiar con la atención mediática y el acoso de los paparazzi, que actualmente siguen afectando a su rutina diaria más de lo que ella desearía. La válvula de escape de la artista, que en los últimos años ha vivido a caballo entre varios países, ha sido siempre verbalizar sus preocupaciones para desahogarse y aprender a priorizar.

"Todo el mundo necesita poder descansar la mente y en este trabajo siempre vas de un lado para otro. Vas a un país diferente y todo es distinto. Es normal que una chica pueda perder el control de sí misma cuando estás constantemente viajando. Hablo de eso tan abiertamente porque sé que no soy la única que lo vive así. Es lo mismo que si una persona se estresa por culpa de sus estudios. Es lo lógico, pero no me había dado cuenta de que lo era hasta hace poco. Claro que hay altibajos, pero los momentos en que estás arriba son geniales", aseguró también.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes