Rivera vive la "orgía" de escribir tres novelas a la vez

Panamá (EFE). El escritor chileno Hernán Rivera Letelier, que este año se alzó con el Premio Alfaguara de Novela, dijo que actualmente vive "la orgía" de escribir tres novelas a la vez, al tiempo que se distanció de los escritores intelectuales porque, afirmó, él tiene fe en su intuición y su imaginación.

"Siempre me he visto escribiendo dos novelas a la vez, siempre; no doy a luz una y ya estoy embarazado de la siguiente, y siempre me pasa igual (...) Ahora estoy con tres, es una orgía", dijo Rivera Letelier a los periodistas en Panamá.

Sin embargo, el escritor, que se encuentra en Panamá como parte de la gira de promoción por Latinoamérica de su novela premiada por Alfaguara, "El arte de la resurrección", no quiso adelantar el título de las novelas que ya prepara porque, según dijo, decirlo "trae mala suerte".

El novelista chileno también habló de su afán como contador de historias y no como escritor intelectual, de su placer estético en el manejo del lenguaje y de su defensa de la forma y la técnica narrativa.

"Llevo once novelas escritas y aún me pesa un poco la palabra escritor, entonces me catalogo como un contador de historias, muy diferente a un intelectual", afirmó el autor de "La reina Isabel cantaba rancheras" (1994), su primera novela.

El chileno añadió que lo que lo diferencia de un escritor intelectual es que éste "cree en lo que escribe", mientras que él no. "Yo tengo fe en lo que escribo", matizó.

"El intelectual -agregó- creé en su erudición, en sus máster, en sus títulos, sus estudios, en todos los clásicos que se leyó en su vida ¿Y en qué tengo fe yo?: En mi intuición, en mi imaginación, en mi memoria, en mi experiencia de vida".

"Esos son los elementos con los que trabajo, además, lo que busco es nada más y nada menos, en cada una de mis obras, que contar mejor la historia que voy a contar", resaltó.

También dijo ser un "convencido" de que "el arte está en la forma", y se mostró partidario de que el lector, aparte de la historia que le estén contando, "sienta un placer estético en la lectura y que goce la palabra, que goce el lenguaje".

"Eso es lo que busco cuando escribo", precisó.

Igualmente, el escritor señaló que otorga "toda la importancia del mundo" a la forma y a la técnica narrativa, y afirmó que el que la niegue "está frito".

El autor chileno añadió que un ejemplo fácil de esto se encuentra en un chiste, que contado por alguien que sabe hacerlo produce risas, mientras que referido por quien desconoce esa técnica más bien produce pena.

"Entonces va en la forma, en cómo cuento ese chiste, o sea, la técnica para contarlo", dijo.

"Eso es el arte. Soy un convencido (de esto) y lo sentí desde que empecé a escribir, de que arte es igual a forma", recalcó.

Por otra parte, Rivera Letelier, que llegó a Panamá procedente de la República Dominicana, dijo que está viviendo "como debe ser" este periplo de promoción de su novela premiada, que lo ha llevado ya a 14 países, y que no descarta escribir de ello en sus memorias.

"Me estoy dedicando a vivirlo, después a lo mejor en mis memorias voy a escribir algunas cosas, que no puedo escribir ahora porque es peligroso", agregó en tono de broma el autor, también cuentista y poeta.

Rivera Letelier, de 60 años, presentará mañana su novela "El arte de la resurrección", para después continuar con su gira de promoción por Costa Rica, Guatemala, Honduras y El Salvador.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada