Rob Kardashian sigue sin hablar con sus hermanas Kim y Khloé

Las peleas entre los miembros del clan Kardashian no son ninguna novedad, pero en esta ocasión la disputa entre el benjamín Rob Kardashian y sus dos hermanas mayores parece ir más allá de un simple enfado, ya que el joven no ha mantenido ningún tipo de contacto con la televisiva Kim Kardashian desde que decidiese no acudir a su fastuosa boda italiana con el rapero Kanye West, además de ignorar sistemáticamente todos los intentos de acercamiento de Khloé.

"Rob no tiene ninguna razón para querer hablar con Kim, su relación lleva mucho tiempo sin estar en buenos términos. Kim ni siquiera se ha molestado en intentar hablar con él desde que regresó de su luna de miel, a diferencia de Khloé, que le ha escrito y le ha dejado mensajes de voz en varias ocasiones. Pero Rob no ha querido contestar a ninguno de ellos; se siente completamente desligado de su familia y de sus hermanas, no lo está pasando nada bien", aseguró una fuente al portal RadarOnline.com.

Aunque en un principio Rob viajó con el resto de su familia a París para unirse a los festejos previos al enlace de Kim y Kanye, una supuesta pelea en la que la estrella televisiva se habría burlado de su aumento de peso acabó con el benjamín de la familia volando en solitario de regreso a Los Ángeles.

Desde entonces la brecha entre ambos ha ido haciéndose cada vez más grande, un motivo de preocupación entre sus más allegados, que ya se habían percatado tiempo atrás de la tensión que marcaba cada uno de sus encuentros. "Kim y Rob llevan varios meses sin hablarse: ella cree que es un vago y que desprestigia el apellido familiar con su apariencia física. Después de instalarse en París, ambos se enfrascaron en una acalorada discusión porque Kim pensaba que su hermano se estaba dedicando a vaguear en el hotel. Le animó a salir a visitar las atracciones turísticas de la ciudad, pero él se negó", aseguró anteriormente una fuente al mismo medio.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes