Roman Polanski prepara regreso a EEUU para saldar cuentas con justicia

El director de cine Roman Polanski se estaría preparando para regresar la semana próxima a Estados Unidos con el objetivo de sellar de una vez por todas el cargo por un delito de abusos a una menor que pesa contra él desde hace más de cuatro décadas.

Con ese fin, el abogado del cineasta, Harland Braun, ya habría solicitado a un juez de la Corte Superior del condado de Los Ángeles que revele una transcripción hasta ahora secreta del testimonio del fiscal que llevó originalmente el caso, el cual confirmaría que Polanski -asentado actualmente en Francia- ya había cerrado en su momento un acuerdo para cumplir una condena de poco más de un mes por dicho delito.En 1977, el cineasta mantuvo relaciones sexuales con Samantha Geimer, de tan solo 13 años, después de emborracharla con champán y facilitarle drogas con el pretexto de fotografiarla para una revista.

Polanski siempre ha defendido que, después de ser acusado de violación a una menor, llegó a un acuerdo con la fiscalía tras declararse culpable según el cual pasaría 48 días entre rejas. Finalmente solo cumplió 42 en la prisión estatal de Chino antes de ser puesto en libertad. Sin embargo, el juez responsable del caso decidió invalidar el acuerdo y reveló supuestamente a los fiscales que su intención era condenar al director a 50 años de cárcel, una información que acabó llegando a oídos del abogado de Polanski y precipitó su huida a Europa.

En 2009, el oscarizado realizador fue arrestado en Suiza y pasó dos meses en una prisión de Zúrich y otros tantos bajo arresto domiciliario mientras trataban de conseguir su extradición a Estados Unidos, que finalmente fue denegada por la justicia suiza en julio de 2010. En octubre de 2015, un juez polaco rechazó otra petición de extradición contra Polanski -que posee la ciudadanía polaca y francesa- alegando que este ya había cumplido su condena.

El deseo ahora del director de 'El pianista' y 'Chinatown' sería solucionar sus problemas legales en Estados Unidos y acabar así con su condición de 'fugitivo' para regresar libremente a Los Ángeles y poder visitar la tumba de su primera esposa, Sharon Tate, asesinada en 1969 por Charles Manson y sus seguidores y cuyos restos mortales reposan en el cementerio Holy Cross en Culver City, California. Además, dar carpetazo al caso también permitiría a Polanski viajar libremente por Europa y visitar a su hija en Londres.

Por su parte, Samantha Geimer, ahora una mujer de más de 50 años, ha asegurado en declaraciones anteriores que, desde su punto de vista, al cineasta debería permitírsele pasar página del crimen del que ella fue víctima, afirmando que todo el caso ha acabado por convertirse en una "parodia".

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada