El hijo de Ronan Keating le clava un tenedor en la cara a su madre

La maternidad también es un ejercicio de riesgo y sino que se lo pregunten a la esposa de Ronan Keating, que la semana pasada acabó en un hospital de Singapur después de que su hijo de 15 meses, Cooper, le clavara un tenedor en el rostro. Ella misma se encargó de revelar lo ocurrido a sus seguidores a través de las redes sociales con el mayor sentido del humor posible dada la situación, que se veía agravada por el hecho de que la familia se encontraba en el país acompañando al cantante en el tramo asiático de su gira y, por tanto, bajo un estricto plan de viaje.

"¿Dónde acabas a las dos de la madrugada cuando tu pequeño consigue robar un tenedor de la mesa durante la cena y tú no logras quitárselo lo bastante rápido?", anunció Storm en su cuenta de Instagram, aunque también incluyó el hashtag #mejor yo que él para aclarar que su mayor preocupación era que su retoño pudiera haberse hecho daño a sí mismo.Pese a lo aparatoso del accidente, lo cierto es que las consecuencias podrían haber sido mucho peores si la herida se hubiera producido tan solo un centímetro más abajo.

Por suerte, el cubierto no llegó a dañar el globo ocular de Storm, que solo tuvo que recibir unos puntos de sutura en la ceja, y seguramente a partir de ahora ni a ella ni al cantante se les olvidará guardar en las maletas cubiertos de plástico para Cooper. Afortunadamente en las últimas publicaciones que ha ido compartiendo en la misma plataforma, se puede apreciar que la herida de Storm se está curando sin mayores problemas: "Luciendo mis puntos con orgullo. Me siento como un pirata", aseguraba ella hace tres días junto a un selfie en el que posaba junto a su hijo en una paradisíaca playa, a la que no pudo acompañarles Ronan por sus compromisos profesionales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes