Roquebrune: "Sean Connery y yo hacíamos el amor como dos locos"

España, ( Showbiz). La mujer del intérprete Micheline Roquebrune detalla el primer encuentro sexual que mantuvo con el exagente 007.

El consagrado intérprete mantuvo un apasionado romance con la artista francesa Micheline Roquebrune con quien se casó en 1975 mientras Sean Connery todavía estaba casado con Diane Cilento, pasional encuentro producido en marzo de 1972 y que la actriz gala nunca olvidará.

" La llave está en la puerta. Él, leyendo el periódico sobre la cama, desnudo. De un salto me lanzo sobre la cama y desabrocho mi cinturón de cuero tratando de golpearle con él mientras bailo sensualmente. Él me agarra y me besa pasionalmente. Casi salvajemente. Animalmente", contó Micheline Roquebrune a la edición francesa de la revista Gala.

La esposa del exagente 007 no tiene reparos a la hora de detallar con sumo erotismo el encuentro que mantuvo con el que por entonces todavía no era su marido.

"Su piel libera un olor, no como el de la arena caliente, sino más bien como el del sílex, un caluroso y tóxico aroma como el que se produce cuando dos piedras chocan entre sí. Me transportó", continuó recordando la intérprete.

Sin embargo, después de su primer encuentro amoroso en el club de golf Mohammedia en Marruecos --donde el amor saltó a primera vista entre la pareja--, ambos trataron de reprimir sus sentimientos durante el día, algo que no podían evitar al caer la noche.

"Los cuatro días que siguieron a nuestro encuentro, continuamos jugando al golf como dos extraños y después nos reuníamos para hacer el amor como dos locos. La realidad es mejor que cualquier fantasía. Ningún hombre ha tenido ese efecto en mí", reveló Micheline.

Aunque las chispas entre la pareja saltaron tan pronto como se conocieron en Marruecos, al acabar sus idílicas vacaciones ambos regresaron con sus respectivas parejas y Micheline no volvió a saber nada más de su amante hasta dos años más tarde, cuando recibió una invitación del apuesto galán con la intención de reunirse en Marbella (España).

"Me dije a mí misma: '¿Quién se cree que soy?'. Pero una vez allí, él me miró y me dijo: 'Te he echado de menos y no puedo parar de pensar en ti. No puedo olvidarte'", rememoró.

A día de hoy, Micheline todavía sigue emocionándose contando su historia de amor y aunque para muchos Sean Connery es simplemente un gran actor, para ella representa mucho más que eso.

"Para todo el mundo Sean es una gran estrella, pero para mí es, por encima de todo, el hombre de mis sueños", confesó emocionada.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes