Ruby Rose ataca sin piedad el nuevo sencillo de Katy Perry: "Swish Swish"

A la actriz Ruby Rose no le ha temblado el pulso a la hora de incorporarse por un día al gremio de los críticos musicales y exhibir sin ambages el profundo malestar que le ha producido escuchar el nuevo sencillo de Katy Perry, 'Swish Swish', una colaboración con la rapera Nicki Minaj que, en opinión de la actriz, no hace otra cosa que tirar por tierra los supuestos intentos de la californiana de dotar de compromiso político y social a su música al apostar una vez más por el pop más frívolo y comercial.

"De 'caca con un propósito' ['purposeful poop' en el tuit original en inglés] a 'pequeña bomba' ['bomb a petit'], y ahora pasamos a un error torpe de esos que ocurren cuando te pasas de exagerada al aplicar el manual del funk. Deja ya de intentar hacer cosas ingeniosas, cuando al final lo que acabas haciendo es venderte como siempre. Sinceramente, con todo lo que está pasando en el mundo hoy en día, que pases de renombrarte como activista política a tirarlo todo por la borda para terminar cayendo tan bajo... Menuda decepción", escribió la polémica intérprete en su perfil, haciendo un juego de palabras con el segundo de los sencillos de Katy, 'Bon Appétit, y con el lema de 'pop con un propósito' ['purposeful pop'] que la artista ha venido utilizando para describir su nueva era musical.

A pesar del sinfín de lindezas que dedica a la nueva canción de su compatriota, Ruby asegura también que al menos hay una parte del tema, que no es otro que la breve estrofa protagonizada por Nicki Minaj, que es ciertamente rescatable al desviarse del "desastroso" sonido que engloba al resto del sencillo.

"No les voy a mentir, la parte de Nicki es genial y básicamente es la única que no tiene un sonido desastroso", apuntó en la misma conversación que mantuvo con los internautas.Cabe recordar además que Ruby forma parte del célebre 'squad' o pandilla de amigas de Taylor Swift, archienemiga de la intérprete de 'California gurls', un argumento que muchos de los usuarios de la esfera virtual han enarbolado para restar validez a las opiniones de la actriz, algo a lo que ella también ha respondido alegando: "Siempre he defendido a la gente que quiero y me he posicionado contra todo aquello que es malo y malintencionado. Cada uno debe seguir su corazón".

Más allá de la opinión tan poco favorable que Ruby Rose pueda tener de las tres canciones que en estos momentos suenan en las radios para promocionar el nuevo trabajo discográfico de la cantante, un álbum llamado 'Witness' que saldrá a la venta el próximo 8 de junio, lo cierto es que los dos primeros cortes del disco, el mencionado 'Bon Appétit' y el contestatario 'Chained to the Rythm', han fallado estrepitosamente a la hora de conquistar no ya el número uno de las listas de éxitos, sino el premio de consolación que supone mantenerse entre los diez primeros puestos de la clasificación durante algo más de una semana: una situación claramente insólita a lo largo de esta primera década de carrera de Katy Perry.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes