Russell Crowe estaba "algo borracho" cuando le compró un cráneo de dinosaurio a Leonardo DiCaprio

La tendencia de Russell Crowe a coleccionar objetos de todo tipo, que selecciona principalmente por su valor sentimental, le ha llevado a realizar compras más que cuestionables por unas cantidades desorbitadas de dinero, pero por sorprendente que parezca hay una adquisición de la que no se arrepiente lo más mínimo a pesar de que haya tenido que deshacerse de ella recientemente: el cráneo de dinosaurio que le vendió el mismísimo Leonardo DiCaprio por 35.000 dólares.

"Parte de la razón de que decidiera hacerme con él, en torno a 2008 o 2009, es que por aquel entonces mis hijos, particularmente el mayor, estaban obsesionados con los dinosaurios, así que lo compré y les dije: 'Tomad, podéis ponerlo en la sala de juegos'", ha explicado el actor en una entrevista para el programa radiofónico de Howard Stern en la emisora SiriusXM.

"No quiero ser muy duro conmigo mismo por ese capricho, porque hubo algo de vodka involucrado en la transacción, que tuvo lugar en casa de Leonardo... Creo que fue él quien sacó el tema y me dijo que ya tenía uno, pero que muy pronto iba a salir otro al mercado con el que quería hacerse a toda costa, y por eso estaba planteándose poner el que ya tenía a la venta. Le dije que yo lo compraría y le pregunté cuánto quería por el cráneo. La verdad es que se portó muy bien, me pidió solo lo que le había costado a él, unos treinta o treinta cinco mil dólares".

Aunque el protagonista de "Gladiator" reconoce que no recuerda de qué tipo de dinosaurio se trataba, en la subasta "El Arte del Divorcio" que organizó en abril de 2018 para desprenderse de numerosos recuerdos ligados a su carrera cinematográfica y a su ya extinto matrimonio con Danielle Spencer, el artículo aparecía listado en el catálogo de la puja como perteneciente a un mosasaurio: un tipo de lagarto acuático que vivió durante el período Cretácico.

Lo verdaderamente importante desde el punto de vista de Russell es que finalmente su compra acabó resultando ser una buenísima inversión, ya que al final se vendió por casi el doble de lo que le había costado inicialmente y desde entonces ha vuelto a multiplicar por dos su valor.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes