Sara Carbonero aclara que Iker Casillas y ella no dan exclusivas

La aparición hace unas semanas de Sara Carbonero e Iker Casillas posando junto a un delfín en la portada de una de las revistas del corazón más conocidas de la prensa española sorprendió a la gran mayoría de sus seguidores, debido al celo con el que la pareja ha protegido siempre su intimidad.

Esta supuesta exclusiva, realizada durante sus vacaciones en el sur de Portugal, contradecía radicalmente la filosofía que el portero y su esposa han seguido en todo momento a la hora de manejar su vida privada, que nunca han querido compartir con el gran público más allá de a través de puntuales publicaciones en sus redes sociales.

Pues bien, ahora la guapa periodista ha querido aclarar que, al contrario de lo que podría parecer, no se trataba de un posado en exclusiva, sino de unas fotos que les tomaron durante su visita a un parque acuático los mismos encargados del centro, sin compensación económica alguna de por medio,"Eso tiene una explicación facilísima. Nosotros fuimos a un parque temático acuático, al que habíamos ido ya hace unos años. Hicimos la experiencia porque a Martín le apetecía ver a los delfines, aunque él no se podía bañar con ellos al ser menor de 6 años. Allí nos dijeron que si nos importaba que nos hicieran una foto. Nos comentaron que si la subíamos nosotros [a las redes] o la distribuían a medios. Les dijimos que podían mandársela a quien quisieran", explicó pacientemente Sara en una entrevista a La Otra Crónica de El Mundo durante un evento de la revista ELLE al que acudió este lunes, matizando que ella no estaba al corriente de si las imágenes se iban a enviar antes a unos medios o a otros.

La repercusión de dichas fotografías -que fueron publicadas en un primer momento por ¡HOLA! y por el medio portugués Nova Gente según les fueron facilitadas por el parque temático- pilló desprevenido al matrimonio, que únicamente había querido tener un gesto de agradecimiento con las personas que contribuyeron a hacer de su escapada un recuerdo inolvidable.

"Yo me vi totalmente sorprendida, pero lo hicimos como gesto de agradecimiento, por la visita guiada que tuvimos con delfines y con aves, porque Martín dio de comer a animales. Lo hicimos como gratitud y no había nada que ocultar", zanjó su explicación para dejar muy claro que su actitud en lo que respecta a compartir los grandes acontecimientos de su vida familiar con las revistas -previo cheque de por medio- no ha cambiado lo más mínimo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes