Sarah Jessica Parker figurará en campaña contra tráfico sexual

Nueva York (EFE). La actriz Sarah Jessica Parker mostró su cara más solidaria uniéndose a una campaña contra el tráfico sexual en la que también participará Gabourey Sidibe, nominada en la pasada edición de los Óscars por su papel en la película "Precious", anunció la fiscalía del distrito de Brooklyn en Nueva York.

Parker, ganadora de cuatro Globos de Oro y un Emmy por su papel de Carrie Bradshaw en la serie "Sexo en Nueva York", aparecerá en los carteles, panfletos y anuncios creados para concienciar a la población sobre la gravedad de ese crimen y ofrecer ayuda a las víctimas.

"Al menos 100,000 niños estadounidenses son forzados a la prostitución en nuestro país cada año. Es importante que todos luchemos contra esta plaga que afecta la vida de muchos de nuestros niños", señaló Parker en un comunicado difundido por la Fiscalía.

Esta campaña no es la primera en la que la glamurosa actriz muestra su imagen más comprometida ya que el pasado 19 de octubre se unió a la primera dama de EU, Michelle Obama, en un evento exclusivo en el que se recaudaron fondos para el partido demócrata con vista a las próximas elecciones legislativas del 2 de noviembre. Por su parte, la otra protagonista de la campaña de la fiscalía, la actriz Gabourey Sidibe, natural de Brooklyn, apuntó que muchos de los niños que se ven sometidos a esa situación son menores que están "huyendo o son víctimas de unos padres que abusan de ellos".La protagonista de "Precious" aseguró que se trata de personas que se encuentras "desesperadas, perdidas y solas" y que participaba en la campaña para ayudarlos, agrega el comunicado.

La campaña persigue acabar con el tráfico sexual haciendo a la comunidad más consciente sobre ese tipo de delitos y enseña cómo identificar cuándo alguien está siendo víctima de ese problema, explicó la fiscalía.

"El tráfico sexual es uno de los crímenes más brutales contra el que tenemos que luchar", dijo el fiscal del distrito, Charles Hynes, que subrayó que para acabar con esos delitos hay que "reforzar la ley, educar a los padres y proteger a los niños de los predadores sexuales".

Según datos de UNICEF, el problema de tráfico sexual afecta cada año en el mundo a 1,2 millones de niños, algunos de ellos de apenas cinco años.

En Estados Unidos, unos 100,000 niños y mujeres son víctimas cada año del tráfico sexual y los afectados tienen edades entre 9 y 19 años, siendo la edad media de 11 años.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada