Shakira, Ricky Martin, contra ley de inmigración

PHOENIX ( AP). Shakira, Ricky Martin y Linda Rondstadt se sumaron a los críticos de una nueva ley de Arizona que reprime la inmigración ilegal.

La cantante colombiana Shakira visitó Phoenix para reunirse con el alcalde y el jefe de policía preocupada de que la medida viole los derechos humanos y civiles.

" Atenta contra la dignidad humana", afirmó.

En la ceremonia de premios de Billboard a la música latina en Puerto Rico, el cantante boricua Ricky Martin también se pronunció contra la ley por considerar que " no tiene sentido".

" Los mexicoamericanos no van a tomar esto de brazos cruzados", advirtió la cantante Linda Rondstadt, nativa de Tucson, en una conferencia de prensa en Phoenix sobre una demanda que planean la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), el Fondo Legal Mexicoamericano de Defensa y Educación, y el Centro Nacional de Derecho Inmigratorio.

La oposición a una nueva ley de Arizona que reprime la inmigración ilegal se extendió desde el ámbito político al ambiente del deporte y el entretenimiento con la interposición de demandas, denuncias de cantantes y protestas en un juego de béisbol.

Una demanda interpuesta por un veterano oficial de policía, Martín Escobar, fue una de las tres presentadas el jueves, menos de una semana después que la gobernadora republicana Jan Brewer firmara la ley que los críticos consideran inconstitucional y temen que pueda desembocar en la individuación racial.

El secretario de justicia Eric Holder dijo que el gobierno federal podría cuestionar la ley, que requiere que agentes de seguridad locales y estatales interroguen a la gente sobre su situación inmigratoria si hay motivos para sospechar que están ilegalmente en el país, y que criminaliza a nivel estatal estar ilegalmente en Estados Unidos.

Brewer y otros partidarios dicen que la ley estatal es necesaria debido a que a su juicio el gobierno federal no ha logrado asegurar la frontera y a la inquietud por los delitos vinculados con la inmigración ilegal.

Pero las perspectivas de que el gobierno federal intervenga este año parecían escasas. El presidente Barack Obama, quien había censurado la ley de Arizona, admitió que los legisladores podrían carecer del " apetito" para lidiar con la inmigración en momentos en que muchos de ellos buscan la reelección y en que otra cuestión legislativa importante, el cambio climático, está a punto de ser abordada.

" No quiero que hagamos algo sólo por cuestión de política y que no solucione el problema", dijo Obama a la prensa el miércoles por la noche a bordo del avión presidencial.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada