Shakira tiene inmersión con niños en escuela de Washington

WASHINGTON (AP). Shakira tuvo ayer lunes una inmersión en lo que es música para su oídos: el murmullo de los niños.

La estrella y activista colombiana visitó una escuela pública de educación primaria para leer fragmentos literarios, hablar de su país, su fundación y el significado de este día en que Estados Unidos celebra con un feriado el nacimiento de Martin Luther King, el activista negro de los derechos humanos asesinado en 1968.

En la lectura de "El niño de cabeza" acompañaron a Shakira en el gimnasio de la escuela Oyster-Adams el alcalde afroamericano de Washington, Adrian Fenty, y la secretaria designada de Trabajo, Hilda Solis.

La obra, el reciente musical del escritor californiano de origen mexicano Juan Felipe Herrera, narra las experiencias de un niño que ve todo de cabeza cuando va a su nueva escuela pero que se abre campo en ese nuevo mundo a través de la poesía, el arte y música.

Más de un centenar de niños, que durante una hora esperaron sentados en el suelo la llegada de la artista, la despidieron en medio de un griterío que se entremezcló con aplausos y llamados desoídos de la directora del plantel, Monica Liang-Aguirre, para que mantuvieran el orden.

Shakira, embajadora de buena voluntad de UNICEF desde 2003, no se fue sin embargo con las manos vacías, ya que recibió varios libros que niños de diferente ascendencia habían estado recolectando para la escuela Gabriel García Márquez, en las afueras de Bogotá, dedicada mayormente a niños desplazados por la violencia.

"Desde ahora, estas dos escuelas son escuelas hermanas", dijo Shakira indicando que la coordinadora será su Fundación Pies Descalzos. "Sus alumnos podrán intercambiar cartas, tarjetas y conocer algo de la vida de ellos mismos".

A su salida de la escuela, Shakira dijo a reporteros "me sentí feliz" de traer su activismo a una escuela de Estados Unidos y que la lección de la jornada había sido "la importancia de que los niños sepan que pueden servir a su propia comunidad".

Shakira está en Washington para participar en las celebraciones de asunción de Barack Obama, el primer político afroamericano que gobernará la nación.

El domingo intervino en el principal concierto musical de la ocasión, "We Are One", en el que cantó junto a Usher y Stevie Wonder. El martes, día central del cambio de gobierno, lo hará en otra actividad oficial del ascenso a la Casa Blanca del hijo de un keniano.

Shakira pidió "no perder de vista" al hecho de que Obama era "el hijo de un inmigrante y que ha llegado a la presidencia por su perseverancia y esfuerzo demostrando que hay posibilidades para todos en este país".

"Cualquier niño hispano puede hoy soñar con ser algún día presidente de los Estados Unidos", expresó.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada