Shaquille O'Neal y las artes

LOS ANGELES (AP). Shaquille O'Neal anunció esta semana que se retira de la NBA tras 19 temporadas.

Compartió la noticia en Twitter, donde tiene casi cuatro millones de seguidores, lo que demuestra el tipo de figura excepcional que ha sido dentro y fuera de la cancha.

Su gran personalidad se ha ampliado a películas, música y otros ámbitos artísticos, lo que ha convertido a Shaq en un nombre reconocible de la cultura popular. Algunos querrán analizar las estadísticas del pivote 15 veces convocado al Juego de Estrellas contra los números de los astros de su deporte, pero nosotros preferimos revisar los cinco mejores proyectos de Shaq fuera del basquetbol.

Shaq el rapero. Muchos atletas han tratado de integrarse al negocio musical pero Shaq realmente logró una carrera como rapero en la década de 1990 y grabó con figuras como el fallecido Notorious B.I.G., Jay-Z, Snoop Dogg y Warren G. Ha logrado tantos álbumes que incluso tiene una colección de "los mejores éxitos". Como buen rapero cantó con muchas groserías y le dedicó rimas subidas de tono a Kobe Bryant, pero también demostró su lado emotivo en su sencillo de 1994 "Biological Didn't Bother", que tuvo un éxito moderado, en el que contaba sobre la separación de su padre y elogiaba a su padrastro.

"Shaq vs." (2009-2010). La serie de telerrealidad de ABC no duró mucho pero le dio una gran oportunidad a Shaq para demostrar uno de sus mejores talentos: su habilidad para bromear y jugar con su propia imagen. En el programa competía con varios atletas y celebridades en sus propios ámbitos, generalmente con resultados entretenidos. En el episodio con Justin Bieber retó al cantante pop a una competencia de baile y boliche. Nadó contra Michael Phelps, boxeó con Oscar De La Hoya, trató de superar a Rachael Ray en la cocina y logró meterse más perros calientes en la boca que el campeón de competencias de comida Joey Chestnut.

"Blue Chips" (1994). En su debut fílmico el Shaq tuvo el papel de Neon Bodeaux, un chico de los pantanos de Louisiana. Shaq, que entonces era joven y mucho más delgado, y su entonces compañero de equipo Anfernee "Penny" Hardaway, del Magic de Orlando, interpretan a una pareja de prospectos a los que busca un entrenador impulsivo (Nick Nolte). La película de William Friedkin muestra a Shaq de forma épica con una gran mezcla de tomas en cámara lenta e iluminación dramática.

"Kazaam" (1996). El siguiente proyecto cinematográfico de Shaq no fue tan exitoso. La película de comedia en la que Shaq interpreta a un genio (como el de Aladino) rapero, que sale de una grabadora vieja, no logró muchas críticas positivas. El director Paul Michael Glaser pone al personaje de Shaq a cargo de un chico para que lo proteja de los bravucones de un barrio, pero en general es muy mala, tan mala que es buena... casi.

Shaq como escultura. Shaq se convirtió en un jugador favorito de los aficionados sin importar en qué ciudad se encontrara, pero en Boston, donde tuvo su última parada, no hizo casi nada con los Celtics. El año pasado escribió en el Twitter que se dirigiría a Harvard Square para posar como estatua, quizá para entretenerse, y lo hizo en serio. Se sentó sin moverse una hora y eso llevó a un montón de curiosos. La gente luchaba para acercársele y varios posaron para tomarse fotos con él. Una mujer le ofreció hamburguesas pero él no se inmutó. Para una persona conocida por su carisma como él fue extremadamente convincente.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada