Sharon Osbourne reflexiona sobre la "violencia mutua" en su matrimonio con Osbourne

Afirmar a estas alturas que el matrimonio de Ozzy y Sharon Osbourne dista de ser ideal serviría únicamente para recalcar aquello que es de sobra conocido, especialmente desde que el pasado verano la pareja estuviera a punto de divorciarse tras conocerse que el roquero llevaba meses viviendo una aventura extramatrimonial con la estilista Michelle Pough, la última de una larga lista de amantes.

Sin embargo, al margen de aquellos rifirrafes tan notorios que ha venido marcando sus muchas décadas en común, la popular estrella televisiva se ha encargado ahora de añadir un dramatismo significativamente mayor a la historia al revelar que la "violencia física" también jugó un papel fundamental en sus muchos años de convivencia, una dinámica que en su momento le parecía "normal" e incluso aceptable.

"Estábamos locamente enamorados el uno del otro, pero por otra parte los dos éramos muy violentos. Básicamente, ambos crecimos en entornos donde la violencia física estaba muy presenta y no conocíamos otra forma de resolver los problemas. Yo solía pensar que si te enfadabas con alguien, era perfectamente normal pegarle", ha revelado Sharon a la revista Event.

Para no dejar duda alguna de los altos niveles de agresividad que se dedicaban el uno al otro años atrás, tanto física como verbalmente, la también representante del músico y jueza televisiva ha ofrecido un claro ejemplo de las consecuencias que podían desprenderse de cualquier confrontación doméstica que pudiera protagonizar la pareja.

"Una mañana podía despertarme perfectamente sin dos incisivos después de una pelea. Otro día, podíamos pegarnos delante de todo el mundo, incluso durante uno de sus conciertos, ahí arriba en el escenario", ha manifestado al respecto.Sin entrar en tantos detalles sobre los entresijos de su turbulenta dinámica personal, hace unos meses Ozzy también aprovechó una extensa entrevista para hacer balance de sus más de tres décadas de matrimonio, aunque en su caso prefirió centrarse en lo "afortunado" que se sentía al haber podido conservar a la mujer de su vida a pesar de sus muchas transgresiones.

"Cuando me comportaba como un auténtico idiota, tuve la suerte de que no me abandonó directamente. Y ahora que estoy sobrio y completamente limpio, me he dado cuenta de lo estúpido que fui durante tantos años. Soy afortunado de poder decir que nos queremos mucho, yo la amo y ella me ama a mí", confesaba el líder de la banda Black Sabbath.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes