Shia LaBeouf deberá acudir a clases de control de la ira tras su último encontronazo con la justicia

El actor Shia LaBeouf se ha declarado culpable de obstrucción a la justicia y de alteración del orden público durante su comparecencia este jueves en un juzgado de Savannah (Estados Unidos) en relación con su último encontronazo con la justicia, ocurrido el pasado julio en dicha localidad del estado de Georgia.El incidente comenzó cuando la estrella de cine se acercó a un transeúnte para pedirle tabaco y este se negó a darle un cigarrillo, a lo que siguió una discusión a viva voz durante la que Shia no tuvo reparo en proferir insultos y expresiones malsonantes sin importarle que hubiera menores presentes.

El altercado llamó la atención de un policía que se encontraba en las inmediaciones, quien no tardó en acercarse para pedirle que se marchara. La intervención de las autoridades solo habría conseguido que el intérprete se mostrara todavía más agresivo y, en respuesta, el agente intentó llevárselo detenido, pero Shia habría conseguido escapar y refugiarse momentáneamente en el vestíbulo del hotel donde se alojaba, donde finalmente fue esposado. En los vídeos obtenidos por varias cámaras de seguridad que se difundieron en aquel momento, se podía escuchar a Shia gritando: "Tengo derechos, soy un ciudadano estadounidense.

Me cogéis en mi hotel, me arrestáis en mi hotel. ¿Pero por hacer qué, señor?", mientras era conducido hasta el coche patrulla. Sus quejas no habrían hecho más que subir de tono una vez dentro del vehículo, ya que durante el trayecto hasta la comisaría habría realizado varios comentarios racistas y sexistas dirigidos a una de las policías, de raza negra, supuestamente llegando incluso a proferir amenazas de muerte, además de tratar de intimidarla verbalmente asegurando que tendría que responder ante sus "abogados millonarios".

En consecuencia, el actor ha sido condenado ahora a un año de libertad condicional y a pagar una multa de 2.680 dólares, y también deberá acudir a un curso de control de la ira durante el que será sometido a evaluaciones regulares para asegurarse de que no consume alcohol.Tras ese desagradable incidente, Shia emitió un comunicado público en el que se disculpaba por su comportamiento y prometía tomarse en serio sus intentos por superar sus adicciones.

"Me siento profundamente avergonzado por mi comportamiento y no trataré de poner ninguna excusa. No sé si este tipo de comunicados son demasiado habituales ya, o si por el contrario no se hacen los suficientes, pero estoy seguro de que mis acciones requieren de mi más sincera disculpa a los oficiales que me arrestaron, a quienes agradezco mucho el ejercicio de contención que realizaron. No se me escapa la gravedad de mi comportamiento.

Mi terrible falta de respecto a la autoridad es, como poco, problemática, y absolutamente destructiva en el peor de los casos. He caído aún más bajo, y espero que esta vez sea cuando he tocado fondo. Llevo lidiando con mi adicción de manera pública durante demasiado tiempo, y estoy tomando medidas para asegurarme de permanecer sobrio. Espero que se me pueda perdonar por mis errores", afirmaba en su cuenta de Twitter.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes