Sofía Vergara no lo pensó dos veces antes de darle el "sí quiero" a Joe Manganiello

La relación de profunda complicidad que se desprende del idílico matrimonio que forman los actores Sofía Vergara y Joe Manganiello empezó a ponerse de manifiesto mucho antes de que ambos decidieran formalizar su romance hace poco más de un año y medio, ya que como desvela ahora la estrella colombiana, los dos tenían ya muy claro en los días previos a la pedida de mano, que se produjo solo unos meses después de verse por primera vez, que estaban predestinados a pasar juntos el resto de sus días.

"Cuando Joe me dio el anillo de compromiso, le dije con entusiasmo: '¡Pero claro que sí!'. Él se ríe cuando lo recuerda, pero es que las mujeres somos más de reaccionar que de responder", confesó la protagonista de 'Modern Family' a la revista ¡Hola!, antes de reconocer que su decisión de pasar por el altar estuvo exenta de una planificación minuciosa.

"Nos casamos a los seis meses de conocernos y sin pensarlo ni un segundo", asegura para insistir en que lo suyo fue sin duda un flechazo instantáneo.Pero lo cierto es que la anécdota más emotiva de tan feliz enlace, que se celebró en noviembre de 2015 no involucró a ninguno de sus dos protagonistas, sino al único hijo de la actriz de Barranquilla, Manolo González Vergara, quien no pudo evitar romper a llorar al ver a su famosa madre vestida de novia por primera vez"Lo más bonito de nuestra boda fue ver llorar a mi hijo Manolo, porque él nunca había visto a su madre casada", se sinceró en la misma publicación.

La rapidez con la que Sofía y Joe se encargaron de proclamar ante el mundo que ya eran marido y mujer contrasta claramente con la actitud que presentaba la artista, en relación la misma cuestión, durante su tumultuosa relación previa con el empresario Nick Loeb, ya que en esa época no paraba de utilizar como excusa su apretada agenda laboral para retrasar una y otra vez el momento en el que materializar un compromiso que se extendió durante dos años.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes