Soprano argentina cantará en espectáculo de Jackson

NUEVA YORK (AP). Gabriela Pochinki, la soprano argentina arrestada recientemente en un restaurante de Manhattan por haber hablado demasiado alto por teléfono, cantará el martes en Las Vegas con motivo del lanzamiento de la película de Michael Jackson " This Is It".

De hecho, dijeron el lunes a la AP la cantante lírica y su abogado, la conversación que habría molestado a comensales del lujoso café Nice Matin el pasado 18 de octubre era precisamente con los organizadores de ese espectáculo, al que fue invitada por la familia Jackson.

"Pido perdón si molestó mi conversación telefónica", expresó Pochinki, de 40 años.

Según su abogado, el tenor Barry Black, empleados del restaurante se quejaron del volumen de su voz con su madre, con quien la cantante cenaba sin darse cuenta de lo que estaba pasando.

"Estaba completamente inmersa en la conversación", dijo Black a la AP. "En ningún momento se percató de lo que estaba ocurriendo cuando de pronto apareció la policía y le dijo que la acompañara y le quitaron la comida".

Pochinki fue acusada de alteración del orden público, permanencia no autorizada en un establecimiento comercial y obstrucción de la justicia. Pero el abogado y la cantante dicen que algunos medios exageraron _pues ella habría salido del restaurante sin hacer ningún drama_ y el viernes el caso se levantó en contemplación de una anulación, lo que quiere decir que en seis meses los cargos menores se anularán si no se mete en problemas.

"El caso se cerró. En seis meses será como si nada hubiera pasado", dijo Black.

La cantante calificó el incidente como "un mal momento" que trató de "convertir en lo más positivo posible".

Lo comparó con cualquier ópera trágica que haya interpretado _pero con un final feliz_ y relató que durante las dos horas que pasó detenida, teniendo ganas de llorar, recordó la opereta "El murciélago" de Johann Strauss _donde uno de los personajes se consuela en la cárcel cantando_ y pidió permiso para calentar la voz.

"Empecé a cantar ('Somewhere' de 'West Side Story') y a medida que iba cantando ellos iban sintiendo ... Se dieron cuenta que era una cantante de ópera y me aplaudieron, se aflojaron un poquito. Y mi mamá que estaba afuera, me oyó y se tranquilizó, se dio cuenta que todo estaba bien", dijo la artista bonaerense, que ha interpretado grandes papeles de la ópera y ganado premios que incluyen el de mejor cantante del mundo en el Festival de la Lírica en Italia.

"Cuando me iba me pidieron que cante otra más", añadió entre risas. "Eso fue lo lindo, haber sentido lo que uno vive en el escenario ... en vivo y en directo. (Pero) la justicia acá es buena, es justa, y agradezco mucho (el final feliz)".

Nacida en Buenos Aires, Pochinki comenzó a cantar de niña y siendo casi adolescente representó a su país en el exterior, presentándose en importantes teatros de ópera del mundo.

Graduada en la Escuela de Música de Manhattan, donde estudió ópera, y de la Universidad de Medicina del Salvador en Argentina, donde cursó estudios de fonoaudiología, compitió en importantes concursos del género en los que ganó, entre otros, el premio a la mejor cantante lírica del Festival de San Remo, el primer premio cantante lírica de la Opera de Queens y el segundo premio en la Competencia de Pavarotti en Estados Unidos.

Ha sido Despina en "Cosi Fan Tutte", Gilda en "Rigoletto", Rosina en "El Barbero de Sevilla", Nanetta en "Falstaff". Y fue elegida por el Maestro Claudio Abbado para el papel de Zerlina en "Don Giovanni" de Mozart.

También ha grabado varios discos, incluidos tres clásicos con orquesta y coro _"Sin barreras", "Il Dolce Suono" y "Reina de la Noche"_, y el álbum lírico pop en español "Pájaro Rebelde", su más reciente, del 2007.

Evidentemente preocupada, Pochinki manifestó que como una figura pública siempre trató de cuidar su nombre y su imagen y que jamás haría algo como salir corriendo de un restaurante sin pagar, como se reportó inicialmente.

"Cuando abrí Internet y vi que me fui sin pagar la cuenta y que hubo pelea ... ¡No fue así! No hubo pelea, todo fue pacífico. Jamás haría algo así en un país que yo quiero tanto, en una ciudad que es mi segunda casa... Jamás haría algo que a otro ser humano le moleste", aseguró. "Por eso soy cantante, porque me importa la gente".Explicó que el restaurante está conectado con el hotel y que la misma tarde del lunes, cuando se retiraría del mismo, pagaría toda su cuenta, incluida la de la comida.

A una pregunta sobre si esperaba una disculpa del restaurante o de la policía, se apresuró a responder:

"¡Nooooo! ¡Para nada! Lo único que me hubiera gustado es que (los agentes) me hubiesen preguntado qué pasó ... (Pero) ellos cumplieron una orden ... El trato de ellos fue bueno".

¿Qué le deja esta experiencia?

"Me sirve para saber que cuando Dios te pone en una situación sabe que la vas a poder pasar. Cuando esto pasó dije, 'Hay una razón'. Yo sabía que iba a salir de esto ... Tenés que seguir remando para llegar a la orilla. Si esto me pasó, Dios ya sabía que yo iba a poder".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada