Stephen Fry revela que le fue diagnosticado un cáncer de próstata

El actor, director y guionista Stephen Fry ha anunciado públicamente este viernes, a través de un extenso vídeo compartido en su página web, que la pasada Navidad le fue diagnosticado un cáncer de próstata del que se ha venido tratando desde entonces y que, a principios de enero, le llevó a pasar incluso por el quirófano.

El afamado intérprete británico, quien hace unas semanas revelaba que no presentaría la ya pasada ceremonia de entrega de los premios Bafta tras más de una década ejerciendo como maestro de ceremonias, ha explicado que tras considerar diferentes vías para tratar y librarse de la enfermedad, finalmente se decantó por someterse a la mencionada operación, la cual se desarrolló sin complicaciones, para que le fuera extraída la próstata.

"Mi médico me dijo que necesitaba hacerme una biopsia tras ver algo raro en mis niveles de PSA [Análisis del antígeno prostático específico]. Al día siguiente llegaron los resultados y, sí, efectivamente, había cáncer allí. Tenía dos opciones: una era la de la radioterapia, pero me parecía que esa conllevaría un proceso demasiado largo y difícil. Y la otra consistía en quitarme la próstata directamente, sacarla de mí", ha relatado en un fragmento de la citada grabación.

"¿En qué punto me encontraba entonces? Estábamos en diciembre, con la Navidad muy cerca, y al final me decanté por la intervención quirúrgica, que fue programada para la primera semana de enero. Y después de pasar por quirófano creo que todo va bien, me quitaron la próstata y analizaron los once nódulos que había en ella. Y teniendo en cuenta que recibieron una calificación de nueve sobre diez, he de decir que el bicho es claramente muy agresivo", ha confesado el artista.

A lo largo de los dos últimos meses, Stephen Fry se ha dedicado fundamentalmente a descansar y reponerse de la delicada intervención quirúrgica, como ha explicado en el mencionado vídeo, y todavía deberán pasar unos días hasta que reciba los resultados del último análisis -realizado justo después de la operación- que determinará definitivamente si el cáncer ha desaparecido completamente de su organismo.

"¿Bueno, y ahora qué? Pues me he estado recuperando de la operación, como tenía que hacer, y la verdad es que no me ha resultado tan fácil como creía. A veces piensas que ya estás recuperado cuando en realidad todavía queda mucho camino por delante. El cáncer es una palabra que me sigue rondando constantemente la cabeza, pero según lo que sabemos, no hay nada más de eso. No estaremos seguros hasta comprobar que los niveles de PSA sean 0, ahora que no tengo próstata. Y si quedan restos de cáncer en la zona, pues tendré que pasar por radioterapia, empezando de nuevo", ha apuntado en el mismo anuncio, antes de cerrar su intervención con una nota positiva."Por el momento estoy bien y me siento en forma, y estoy feliz", ha comentado haciendo gala de su optimismo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes