Subastan emblemáticas joyas de Elizabeth Taylor

NUEVA YORK ( AP). Elizabeth Taylor deslumbró al mundo con su luminosa belleza, su estilo de vida rumboso y una insaciable pasión por los diamantes y las joyas, alimentada por los grandes amores de su vida.

La fallecida estrella de Hollywood reunió una de las colecciones de joyas más destacadas del mundo, que incluye un anillo de diamante de 33,19 quilates y una perla con forma de pera del siglo XVI que recibió de uno de sus siete maridos, Richard Burton, con quien se casó en dos ocasiones.

La Associated Press recientemente vio una docena de sus piezas más emblemáticas en la casa de subastas Christie's, que ofrecerá en venta la colección completa, valorada en 30 millones de dólares, el 13 y 14 de diciembre en Nueva York.

" Estas son las joyas más importantes que Elizabeth Taylor recibió de los grandes amores de su vida, Mike Todd y Richard Burton", dijo el experto en joyas de la rematadora, Rahul Kadakia. " Corresponden a momentos de su vida muy preciados para ella", joyas que fueron adquiridas en Bulgari en Roma, en Cartier en Nueva York y en subastas.

Las historias detrás de cada pieza son tan invalorables como las mismas gemas. En sus memorias del 2002, " My Love Affair with Jewelry" (Mi romance con las joyas), Taylor lleva a los lectores en un viaje personal por la colección, describiendo en sus propias palabras cómo llegó a poseer cada prenda.

" Jamás pensé en mis joyas como trofeos", escribió. " Estoy aquí para cuidarlas y quererlas. Cuando muera y sean subastadas, espero que quien las compre les dé un verdadero hogar".

Se trata de una colección extraordinaria de rubíes, diamantes, esmeraldas y zafiros con diseños complicados y audaces.

Destaca La Peregrina del siglo XVI, una de las perlas con forma de pera más grandes y simétricas en el mundo, que Burton adquirió para Taylor en 1969 como regalo del Día de San Valentín.

La pareja se conoció en Italia en el plató del filme de 1963 "Cleopatra", y se casó por primera vez en 1964.

Otrora parte de las joyas de la corona de España, la perla pasó sucesivamente a manos de José Bonaparte, Napoleón III y el duque de Abercorn.

Al llegar a una subasta en Nueva York, Burton la adquirió por 37.000 dólares, superando la postura de un miembro de la familia real española.

Cartier luego creó un collar de rubíes y diamantes del que colgaba la perla, en un diseño inspirado en las joyas que lucían las reinas Margarita e Isabel de España en los famosos retratos de Velázquez.

Christie's espera venderlo por entre 2 y 3 millones de dólares.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada