Subastan retratos de Carrington que hablan de su romance

NUEVA YORK, ( AP). Más de siete décadas han pasado desde que Leonora Carrington y Max Ernst se enamoraron perdidamente en una relación que pasó a la historia de las artes plásticas y que el miércoles podría facturar varios millones de dólares en Sotheby's.

La rematadora espera vender " Leonora in the Morning Light" (1940) de Ernst por hasta 5 millones de dólares.

Dice que el óleo de 66 por 82,3 centímetros (26 por 32 3/8 pulgadas), un misterioso retrato en el que Carrington emerge de una jungla bajo la luz del alba y que incluye la inscripción "Para Leonora", inmortaliza la apasionada relación del artista alemán con la pintora inglesa-mexicana, ambos grandes figuras del surrealismo.

" Es muy poético", dijo a la AP August Uribe, vicepresidente y especialista sénior de Sotheby's. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Ernst fue arrestado por las autoridades francesas por considerarlo un " extranjero hostil" y " Leonora se deprimió mucho", explicó. "Cuando regresó de la prisión la vio esperándolo bajo la luz del día y esa fue la inspiración".

El trabajo forma parte del catálogo de la subasta de arte impresionista y moderno de la casa, que también incluye la pintura de Carrington "La artista viaja de incógnito" (1949), con precio de venta estimado en hasta 600.000 dólares. El óleo de 45,1 por 35,3 centímetros (17 3/4 por 13 7/8 pulgadas) es una especie de autorretrato en el que la autora se esconde tras objetos como una máscara de cinco ojos, un gato y un perico, en una representación de su arribo a México como una desconocida en 1942.

"El cuadro es una verdadera joya de la obra de Leonora Carrington, quien fue inspirada por la obra pictórica de un pintor italiano del siglo XVIII, Benigno Bossi", indicó Uribe en una entrevista reciente. "Lo perseguí cuando tuvimos la obra de Max Ernst ... (y) sacamos no sólo una obra sino un autorretrato".

"Son dos vistas de Leonora", añadió complacido. "Ella era un personaje en el mundo artístico en París y cuando llegó a México era una persona incógnita; le fascinaba poder caminar por las calles, explorar el mundo de ese país que la acogió sin que la reconocieran. México estaba en plena flor de actividad cultural no sólo en cuanto a artes plásticas sino a cine, como París cuando vivió allí".

Carrington conoció a Ernst en Londres en 1937 y, tras enamorarse a primera vista, ese mismo año decidió mudarse a París para estar con él. Ernst dejó a su esposa tras 10 años de matrimonio por Carrington, con quien se mudó a una casa de campo a las afueras de la ciudad en Saint-Martin d'Ardèche, donde montaron un paraíso surrealista.

"Interesantemente no todos los días vendemos cuadros de ninguno de estos artistas de los años 40, la época más importante de ambos", dijo Uribe, destacando el " estupendo" estado de conservación de las dos pinturas.

Los estragos de la guerra terminaron por destruir el famoso romance.

Ernst escapó de Europa y se mudó con Peggy Guggenheim a Nueva York; murió en París en 1976 a los 84 años. Carrington, al igual que otros destacados artistas europeos, se refugió en México, donde se casó con el fotoperiodista húngaro Emerico Weisz, y donde murió en mayo del año pasado a los 94 años.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes